amangiri

tallado en la inmensidad

LUJO Y CONFORT A POCOS KILÓMETROS DEL CAÑÓN POINT. EL HOTEL AMANGIRI PROPONE UNA EXPERIENCIA DE VIAJE INOLVIDABLE QUE CAPTURA LA ESENCIA DE ESTE ECOSISTEMA.


Es verdad lo que dicen: en el desierto uno pierde la noción del tiempo. La única guía es la dirección del sol y los tonos cambiantes de la roca alrededor. La tierra parece ser infinita. Amangiri Resort es un hotel de lujo, obra de los arquitectos Marwan Al-Sayed, Wendell Burnette y Rick Joy; ubicado a pocos minutos del lago Powell, al sur de Utah, Estados Unidos.

La arquitectura del hotel es complaciente a los principios de la naturaleza a su alrededor: las líneas rectas de las montañas, el color pálido de la piedra arenisca y la simetría que crea el sol con las sombras.

En el 2005, cuando comenzó la construcción de Amangiri, se mezcló la roca demolida del terreno con el cemento para levantar las paredes del hotel; así, se mantuvo la filosofía de respeto hacia la tierra y armonía con el entorno que plantearon arquitectos y propietarios. Algo similar sucede con los cuadros de la artista alemana Ulrike Arnold, que decoran las paredes de cada habitación. Arnold visitó las cuevas dentro del terreno del hotel para recolectar rocas; al ser aplastadas, crean una paleta de colores que captura la esencia del desierto.

amangiri-05

amangiri-07

Las 34 habitaciones se extienden hacia el desierto desde el lobby como alas de águila. El restaurante gourmet fusiona los sabores de las pocas plantas nativas en platos simples; sin embargo, los habilidosos chefs transforman la comida en una experiencia estimulante para todos los sentidos. El hotel también coordina varias actividades durante el día, como por ejemplo alucinantes excursiones al Cañón de Antílope o paseos a caballo por las tres hectáreas de terreno a su alrededor.

Afuera, la piscina turquesa rodea una roca imponente como la
atracción principal del hotel. Al igual que el resto del hotel, el spa rinde
un homenaje a la tierra y a la sabiduría navajo. Los tratamientos se
resumen en restaurar el hózhó, que en navajo significa belleza, armonía,
equilibrio y salud. En este ambiente de relajación, aparte de las ráfagas
de viento del desierto, lo único que se escucha es el sutil sonido de
gotas de agua. Según los locales, es el sonido de la gloria en la tierra.

¿Qué diferencia a Amangiri de los demás hoteles lujosos del mundo?
La mezcla perfecta entre simple y complejo; la convergencia con la
naturaleza imponente, que logra colarse en cada detalle arquitectónico
y consigue armonía.

amangiri-06

amangiri-03

amangiri-01

amangiri-04

amangiri-11


TE RECOMENDAMOS