Chrissie Fit

Pitch Perfect 3 está a punto de estrenarse, y después del éxito de sus dos precursoras, las expectativas son masivas.


 

Disney estaba cocinando la secuela de Pitch Perfect (Ritmo Perfecto) y esta vez tenía que haber una latina. ¿Pero por qué la eligieron a ella? Facilito darse cuenta: llamamos a Los Angeles y a través del teléfono su spanglish enérgico ya nos alegró la mañana. Chrissie Fit, cubana americana, no es solo parte del elenco de una producción megataquillera, sino una de las entrevistadas más simpáticas con quien hemos conversado. Pero esto no se trata de nosotros: Pitch Perfect 3 está a punto de estrenarse, y después del éxito de sus dos precursoras, las expectativas son masivas. La premisa es la misma: todas chicas, todas chuscas, hay un certamen a cappella. ¿Qué podemos esperar esta vez?

Hola Chrissie. ¿Cómo estás?
¡Hola! Muy bien, en los Ángeles, grabando las voces. Ha sido un día muy bonito.

Hay un nuevo Pitch Perfect en Navidad.
El 22 de diciembre. Va a ser dulce y divertida y hay mucha acción. Nos vamos de paseo por el mundo. No la he visto todavía, lo cual es una locura. Pero estoy segura que estará excelente. Los fans la van a amar.

¿Qué viene ahora? ¿La alfombra roja? ¿Volver a verse entre ustedes?
Somos muy cercanas, y con esta película más todavía. Salimos, tenemos noches de chicas, vemos The Bacherlor, vemos películas, nos vamos a lanzar bolos. Gozamos, gozamos haciéndola. Nos fuimos de vacaciones juntas y va a ser increíble unirnos nuevamente.

¿Cómo te va con esa parte del entretenimiento: ponerte vestidos, sonreír a la cámara, estar en medio de los flashes?
A ver. Me gusta, y tratamos de ser bellas y shiny y glamourosas, pero me di cuenta que eso no es lo importante. Lo importante es representarte a ti misma y a tu cultura. Pero, seamos realistas, siempre está bien ponerse un buen vestido y lucir buen maquillaje y divertirse de cuando en cuando.

Tengo entendido que tus padres son cubanos.
Mis padres son cubanos; yo nací en Miami, Florida, que, quiero decir, es la Pequeña Cuba. Esa una parte muy importante de quién soy.

¿Y te consideras “latina”?
Totalmente. Estoy muy orgullosa de mi cultura, de dónde provengo; amo hablar español, amo nuestras tradiciones y amo ser una latina.

Te criaron como una niña cubana.
Al principio todo era en español; si quería hablar con mis abuelos tenía que hacerlo en español. Agradezco mucho esa parte de mi juventud. Lo sigo hablando desde chiquitica, y, sabes, si eres de Miami, hablas spanglish. Mi mamá hasta el día de hoy sigue hablando más en español que en inglés; mi papá un poquito más inglés.

Cómo te involucraste en esto del baile, la actuación, el canto. 
Desde chiquitica estaba bailando y cantando y siempre estaba en la fiesta. Siempre quería estar en el show. Mi primera maestra de música, Clarice Fernández, fue una persona muy muy importante en mi vida; desde chiquitica ella me estaba ayudando, y, tú sabes aprendí todo desde la música. A los doce años hice una obra en español, un show sobre gitanas, y me di cuenta que no había una mala. Me dije: aquí tiene que haber una mala. Veía las telenovelas con mi mamá y siempre había una mala. La villana. Le dije a mi maestra: “yo quiero ser la mala de esta obra”. “Si lo escribes, todo bien”. Este fue el primer trabajo mío en una obra toda en español. Entonces pasé todo el colegio haciendo pequeñas obras, teatros abiertos, teatros para jóvenes… me gradué y me mudé a Los Ángeles a trabajar acá.

No sé cuántos años tenías cuando llegó General Hospital. 
General Hospital fue uno de los primeros trabajos que tuve y la verdad es que aprendí mucho. La gente no cae en cuenta la cantidad de trabajo que hay detrás de ese show.

Claro, si tiene como cuarenta años. Todo el mundo sabe por dónde va.
Aprender muchas líneas, un episodio cada día, es mucho trabajo. Eso me preparó bastante en los siguientes trabajos míos, en Disney Channel, y ahora Pitch Perfect. Estos nuevos trabajos tienen mucho de música, que es otro de mis amores y es una de las cosas que quiero mucho.

Cómo funciona eso de trabajar para Disney, en Disney. 
Fui a una audición para la película, para el personaje que estoy interpretando y no sabía qué les iba a buscar; fuimos a Puerto Rico a hacer la película y fue una experiencia increíble.

Siempre te gustó la cámara; incluso tengo entendido que has escrito tus propios guiones. 
Sí. Creo que para hacer una diferencia en esta industria, para las mujeres, para las latinas, realmente no puedes esperar hasta que llegue la oportunidad: tienes que hacerla tú misma. Tienes que compartir tu historia. Así que nos pusimos a escribir The Soap-pranos. Lo hicimos para nosotras mismas, y tiene un poco de sueño hecho realidad: trabajar con tus amigas, en algo que te enorgullece, que también puede inspirar a muchachas jóvenes que lo vean a través de cualquier tipo de pantalla. Esa es mi otra gran pasión: crear, hacer, compartir.

¿Alguna vez has sentido discriminación en esta industria, por ser mujer y por, tú sabes, no ser blanca?
Sí, por supuesto. Todavía sucede, pero estamos hablando más sobre el tema. Publicarlo ayuda, pero sigue sucediendo, y es un tipo de comportamiento que puede hasta ser celebrado. Recuerdo una historia específica, cuando era más chica. Fui a una audiencia para una especie de Jardín Secreto, en un show que estaba ambientado en Inglaterra, y audicioné y lo hice con acento, y canté y me fue muy bien y el director parecía impresionado. Esa fue la primera vez que me pasó: no te digo discriminación, pero no obtener un rol por ser quién eres. En Miami eso no hubiera sucedido. Me fue muy bien en la audición, pero el director me dijo algo como “no deberías hacer una audición para esto”. Y yo no entendía. Me había ido bien y no entendía. Era un chiquitica. Llegó mi madre y me lo explicó. Lidié con eso y lo entendí y me di cuenta que había esta realidad, y sigue habiéndola, pero, quiero decir, la historia humana es siempre la misma, sin importar tu forma, tu color, tu tamaño.

Pero en cambio en Pitch Perfect, estás representado a la mujer latina.
Y es increíble. Es un honor estar entre tantas mujeres talentosas. Normalmente no ves tantas películas en las que se involucren tantas mujeres. Y sí, las chicas la aman, pero los chicos la aman también.
la web
una prenda indispensable
un collar que me dio mi amiga, que tiene forma de estrellas, es pequeñito pero bien bonito

color
rojo

ídolo / ídola
meryl streep

una frase
algo como “eres suficiente”

un miedo
la oscuridad

una pregunta para nosotros
qué película quieren a ver a finales de diciembre?


TE RECOMENDAMOS