Close up :: Casa de Mayo

Tomar un "Kriptonita" y comer un Tomahawk Steak en una casa de casi 180 años

Francisco Encalada, René Alvarado y Sebastián Abad emprendieron un cambio en el negocio de restaurants, lounges o todo lo que puede ser Casa de Mayo. Completamente vanguardista en la cocina, mixología y servicio de cafetería. ¿Cómo hacer para no pasar todo un día entero aquí? Nosotros hicimos la prueba y en esta entrevista con René Alvarado y Sebastián Abad, casi nos logran convencer de quedarnos.


Para evitar la ambiguación y la confusión en esta entrevista están:

René Alvarado y Sebastián Abad. 

¿Una breve historia de la casa?

Sebastián. A: La casa es de nuestro abuelo Alberto Alvarado, una casa que era arrendada para centro de eventos, pero ahora está destinada para uso de la familia. Parte de la casa fue remodelada por la ampliación del local de recepciones. La casa tiene alrededor de 180 años y cerca de 6 familias la han habitado. Heredada a los doce hermanos, de los cuales 7 son socios hasta el día de hoy

Algo que me llamó la atención son los espacios que están distribuidos dentro del local; acá afuera puedes comerte una hamburguesa y tomarte una cerveza, pero adentro la atención y el espacio sugieren otras cosas, ¿no es así?

René A.: La Zona de Casa de Mayo esta destinada para los almuerzos, después de eso para la hora del café y las cenas. Todo está enfocado al lugar y la hora del día que nos visites: un vinito para la cena o un buen coctel con un maridaje; todo eso gracias a nuestro equipo completo: un buen chef, un sommelier y un barista que van guiando tu experiencia de consumo para que no sea algo simple. En el bar por otro lado, tenemos una carta mucho más sport donde encuentras sándwiches o hamburguesas en un ambiente más… casual podríamos llamarlo.

¿Qué expectativas tienen de todo este proyecto que tan bien está quedando?

 Sebastián A.: La exceptiva para mi es que esto llegue a ser un lugar turístico de Cuenca, que llegue a estar dentro de las opciones familiares cuando quieran salir a comer en algún lado o simplemente pasar una tarde agradable. Es un lugar que nosotros esperamos sea atractivo tanto en su exterior como en los pequeños detalles. La casa al ser muy grande nos permite utilizarla de muchas maneras, la podemos aprovechar para hacer un evento o una reunión más pequeña. Pero lo que queremos lograr es que este sitio esté en la mente de los cuencanos.

A mi me parece interesante que tiene un aire de hacienda. Acordémonos de esas visitas a las haciendas: al medio día almorzabas y ya en la tarde estabas sentado de nuevo en la mesa para tomarte un café con una torta o algún dulce y en la noche ya la cena.

Sebastián A.: Claro eso es interesante. Tenemos señoras que llegan en la tarde a tomar un café y al parecer la charla estaba tan buena que se quedan hasta la noche, y por ende, ya van cenando. Además si te fijas en el espacio, hay tanta diversidad que próximamente armaremos una cava de vinos y destinaremos una zona para los niños.

Apuntan a todos los públicos por los visto. Díganme entonces: ¿cómo describirían a Casa de Mayo?

René A.: Yo la veo como dijo el Sebas, como un destino turístico que se vuelve perfecto para toda ocasión: para amigos, para la familia. Si son extranjeros o de otras ciudades del país deben venir a conocer por lo menos la casa, porque es una arquitectura de las pocas que quedan en Cuenca y está totalmente remodelada y eso le da una mezcla de encantos al lugar. Pensada desde la decoración hasta la propuesta gastronómica y de mixología. Atrás de esos detalles está nuestro socio que no nos pudo acompañar en esta entrevista: Francisco Encalada. El, al ser dueño del instituto de gastronomía “San Isidro” nos brindó su personal más talentoso, lo que nos asegura una experiencia gastronómica interesante.

Sebastián A.: Anteriormente Casa de Mayo se llamaba quinta Berenice, es la casa de nuestra familia, nosotros crecimos visitando esta casa y le tenemos tanto cariño que hemos trabajado duro para poder mostrar lo mejor de ella a toda la ciudad. Es un sitio muy emblemático, entonces que mejor que abrir sus puertas y compartir lo que significa la casa para nosotros, pero esta vez, que lo sienta también la gente.

¿Y el nombre surgió de dónde, por la avenida Primero de Mayo, quizá?

René A.: Si, justamente esta casa es la primera que fue construida en esta avenida. Y gracias a que buscamos darle el giro turístico, es más fácil para la gente ubicarla por el mismo nombre de la avenida.

Es curioso además como se ha mantenido la infraestructura para casi los dos siglos que tiene.

Sebastián A.: Cuando nos confiaron la casa si la adquirimos con un deterioro natural, así que tuvimos que adecuar las partes más susceptibles de la casa como lo son: el techo, el piso, tuberías e instalaciones eléctricas. El proceso ha sido un poco largo, pero por fin está al cien por ciento en todo sentido.

¿Qué experiencia tienen ustedes al frente de locales como este?

René A.: Yo fui dueño de la discoteca “Black” y parte de los inicios de lo que fue después “Space”, de ahí trabajé como 4 años en licores con Almacenes Juan Eljuri. Todo eso me dio experiencia dentro del tema de eventos y entretenimiento.

Sebastián A.: Bueno yo mi primer bar que pude abrir fue “Lush”. Después abrí “Glück” y pasado un tiempo abrí “Nite”. Ahora estoy igual a cargo del restaurant “Nina”. Junto con René igual, somos los organizadores de Cuenca Vibra.

Considerando como es emprender un negocio en una ciudad como Cuenca, donde todos lo sabemos, a veces es complicado convencer al ciudadano, díganme: ¿Piensan que puede haber una dificultad considerando las diferentes opciones que existen?

René A.: Totalmente complicado. La clientela en esta ciudad funciona de manera muy curiosa. Si se pasaron súper bien en un 90%, pero fallas en el 10%, lo que cuenta es lo negativo. Pero nosotros nos entusiasmamos tanto con este proyecto, con este concepto, que todos los comentarios que recibimos son positivos.

Sebastián A.: Por suerte hemos ganado experiencia con los años y con nuestros negocios. Aquí limamos cada detalle que tenemos, desde el servicio hasta como nos llega el producto. Tenemos la suerte también, de contar con el mejor personal.

¿Tienen un “target” determinado?

Sebastián A.: En realidad es muy versátil, hemos creado este local con la finalidad de que sea apto para todo el público, desde el área de niños donde puedes celebrar un cumpleaños, hasta adentro, mientras los mayores pueden estar tomándose un café. Igual el bar en la azotea está destinado para un “target” un poco más juvenil, mientras que el restaurant si te da ese aire más familiar.

René A.: Como te decía, Casa de Mayo funciona con esos dos conceptos: el bar y el restaurant. En ambos lugares los precios son bastante razonables, entonces eso no te limita tanto a un solo “target”. En el bar una hamburguesa te cuesta seis dólares, mientras que en el restaurant un plato de especialidad, en promedio te puede costar unos doce a quince dólares.

¿Cuáles consideran ustedes, son sus partes favoritas de poder administrar Casa de Mayo?

René: A.: A mi me gusta la innovación, tener siempre en la cabeza una idea futura. Nosotros estamos consolidando uno de los ejes principales del negocio que son el restaurant y el bar para después poder planificar ferias y festivales. Todo eso aprovechando el fuerte principal del negocio.

¿Y lo duro del negocio qué es?

Sebastián A.: Lo duro es el estrés de estar pendiente de la felicidad del cliente, estar pendiente constantemente del servicio y de no poder permitirnos ningún error. Así que creo que la parte menos agradable siempre va a ser estar pendiente de los errores, evitando de todos modos, que jamás sucedan.

Por último, díganme: ¿que les gustaría que la gente sepa de Casa de Mayo en esta entrevista?

René A.: Que estamos listos para brindar un servicio de calidad, nos hemos dado el tiempo para mejorar y optimizar el servicio. Sólo en la parte gastronómica estuvimos dos meses trabajando haciendo platos y procediendo a la selección de la propuesta gastronómica. Y en el tema de servicio el esfuerzo ha sido mayor con capacitaciones constantes y gracias a ello contamos con un equipo muy ágil. Estamos listos además, para mostrar las nuevas ideas y recibir a la gente dentro de este concepto.

Sebastián A.: Vengan y conozcan la Casa, hemos curado todo y hemos cubierto detalles tan mínimos que es perfecto para toda clase de público y ocasión. Partes exteriores para un día soleado y los interiores para los días ventosos. Casa de Mayo está para pasar un buen rato. Puedes dejar tu carro en un lugar muy cómodo con espacio para 120 carros. Así que bueno, pensamos en todo. ¡Tómate el tiempo y disfrútalo!

 

 

 

 

 

 

 

 


TE RECOMENDAMOS