Close Up :: El Tokte “alimentación saludable”

volviendo a las raices de la alimentación

En pleno centro de Cuenca en las calles Gran Colombia y Padre Aguirre, existe un local que resalta entre los demás, aunque pequeño, las ideas que germinan de ahí nos cambian la vibra apenas al poner un pide dentro. Fuimos a conversar con su dueño: Marcelo García, y en minutos nos cambió la dieta y nos dio ganas de salvar al planeta y de purificar nuestros cuerpos.

  • Entrevista Agustín Molina
  • Fotografía Sebastián Cadena

¿Cómo surgió esta idea de Tokte? ¿Qué tenías en mente cuando creaste esta nueva propuesta, teniendo en cuenta los hábitos alimenticios de la gente en Cuenca?

Nosotros empezamos este proyecto en el año 2010, en esa épocas nosotros sólo vendíamos bebidas desintoxicantes, y en ese entonces no se llamaba Tokte, sino que tenía un nombre en inglés. Tokte como tal nació el año anterior porque nos dimos cuenta que era interesante trabajar en intentar cambiar los hábitos de alimentación. Nosotros personalmente apuntamos a eso: una idea de compartir, la idea de ser del Tokte es cambiar hábitos alimenticios dentro de casa y compartir con las personas los tips que nos llevan a mejorar nuestros hábitos. Aquí en Cuenca destacan en la dieta muchos carbohidratos: pan, papa, arroz, etc. Nosotros sólo nos dimos cuenta que era una opción interesante proveer un estilo de alimentación más variado y responsable.

Nosotros a más de este local, comercializamos nuestros productos a nivel de diferentes cadenas de supermercados y esta tienda de aquí vendría a ser como nuestro “show room” de lo que brinda el Tokte: alimentos libres de químicos, libres de transgénicos y de saborizantes y colorantes. Tratamos de regresar a las raíces de nuestra alimentación.

¿Y cómo te ha ido intentando educar al consumidor? ¿Has sido testigo del cambio de clientes tuyos, has recibido comentarios?

Definitivamente es un desafío tener un local de alimentación libre de proteína animal o un local que no venda carne. Todo lo que nosotros vendemos aquí es comida vegetariana y de opciones veganas, entonces eso constituye un desafío gigante. Hay que tomar en cuenta que la ventaja de hoy en día es que la gente está tomando conciencia de la alimentación, está tomando conciencia en que lo que nos alimente no afecte al medio ambiente. Hay cuestiones que significan un desafío, pero siento que estamos justo en el tiempo en el que todas las personas intentan revolucionar sus hábitos. Todos buscan alimentarse de maneras más saludables y buscar productos orgánicos; siento que estamos en el momento preciso de este crecimiento del negocio. Además que la ubicación es estratégica, nosotros aquí a la hora del almuerzo atendemos aproximadamente a 70 personas en un local tan pequeño. Las personas hacen fila para ser atendidas y pacientemente esperan su turno. Varios clientes nos han sugerido ampliar el local o rediseñarlo, pero la verdad es que nuestro fuerte en las ventas no son necesariamente los almuerzos, sino los productos que comercializamos. Vendemos también vegetales orgánicos a domicilio, fabricamos yogurt griego, fabricamos aceite de coco, fabricamos Kombucha, fabricamos vinagre de manzana sin filtrar. Con suerte hemos creado una planta donde se generan todos estos productos.

¿Y todo se elabora aquí en Cuenca?

Absolutamente todo, inclusive nuestra línea de superalimentos que son alimentos ricos en nutrientes que funcionan como aspiradoras de nuestro cuerpo, esos son la base de nuestro negocio. Conseguimos alimentos ricos en nutrientes y los patentamos. Como te dije antes, hay alimentos que se han dejado de consumir como: la quinua, el amaranto, el chocho, el garbanzo, etc. Todos esos son alimentos andinos riquísimos en nutrientes y nosotros lo que hacemos es promover el regreso del consumo de estos alimentos. Además le damos un valor agregado e indicamos al cliente como puede cocinarlo o utilizarlo, un ejemplo de eso es el yogurt griego: hay clientes que se lo llevan sólo para mascarillas; no sólo estamos remitidos al tema alimenticio, existe también un uso estético en una gran variedad de nuestros productos.

¿Cómo te diste cuenta que el negocio estaba en esta necesidad de la gente? Cuando llegamos vimos el wheatgrass y preguntamos por él y nos supieron decir que tú ya venías haciéndolo años atrás. ¿Cómo te metiste en toda esta nueva ola de la alimentación responsable y los superalimentos?

Bueno en casa empecé a probar cual era el efecto sobre nuestro cuerpo, buscaba encontrar el efecto de auto educarme en temas de alimentación. Yo vengo de un hogar que se dedicaba a la producción de metales y de joyería durante muchísimos años, para nosotros no ha sido un tema muy cercano el tema de alimentación. Yo soy ingeniero comercial y lo que hice fue vincularme con los mejores especialistas en cada área para sacar adelante este emprendimiento, lo que yo busco es como encajar en el mercado en base a lo que generamos aquí. Básicamente es entender las necesidades del mercado y eso me ha ayudado a mantener este local porque llegan clientes y nos hacen sugerencias sobre productos y en base a eso nuestros productos son elaborados y mejorados.

Lo interesante de todo esto es que motivamos al cliente a que desarrolle conciencia en lo que consume. Hay muchos clientes que llegan a comer aquí y no son vegetarianos ni veganos y mucho menos tienen una dieta rica en vegetales, entonces ellos vienen y consumen de lunes a viernes vegetales y ya el fin de semana siguen comiendo carne, y aún así, sienten un cambio gigantesco en su salud. Es mi caso, yo hace un año si consumía algo de carne y este año me propuse no consumirla porque el cuerpo desarrolla ciertas enzimas y la proteína animal ya no te sienta tan bien. Creo que cada uno tiene derecho de saber que es lo que consume, pero lo interesante está en hacerlo con responsabilidad.

¿Cómo describirías a Tokte?

Si es que yo describiría a Tokte en pocas palabras, debo volver al inicio de todo esto. La misma palabra “tocte” evoca a la experiencia de sentarte en una mesa y compartir en familia. Todos nos acordamos cuando los cuencanos años atrás se reunían en familia a romper los toctes, a chancarse los dedos. La idea era tener una experiencia que te desvinculaba de lo cotidiano. Lo que apuntamos aquí es brindar algo diferente a lo cotidiano y también generar el sentimiento de compartir. Aquí por el poco espacio les toca a los clientes compartir mesas y dialogar entre desconocidos. La experiencia Tokte te obliga a reunirte con personas a probar cosas nuevas, el Tokte viene a ser eso: compartir, disfrutar y alimentarte.

¿A ti te inspiró algo en concreto para empezar este negocio?

Fue una necesidad personal, fue un necesidad de cambios en mi alimentación. Yo metí a toda mi familia y les comenté de lo bien que me hacía consumir cacao, amaranto, quinua, me sentaba bien consumir vegetales o los shots de wheatgrass. Así que empecé a probar con mi propia familia y me di cuenta que les hacía bien a todos. Una de las mayores gratificaciones que tu tienes en este negocio es que las personas se sienten bien, no estás vendiendo un bien por venderlo, sino estás vendiendo un estilo de vida saludable. Las personas vienen y te compran una vez y regresan justamente porque notaron un cambio en su salud. Nosotros vendemos productos que te brindan cualidades y bondades. Mi motivación empezó siendo personal, pero ahora la encuentro en todos mis clientes.

SHOT DE WHEATGRASS

Ancestralmente tu vas a encontrar personas que han logrado ciertos beneficios en su salud gracias al consumo de brotes y germinados. El futuro de la alimentación está en la comida viva como los brotes y el wheatgrass. Es un alimento que se activa al momento en que la semilla tiene contacto con el agua y tú ahí ya puedes cerciorarte de lo viva que está esa semilla, por ejemplo: cuando comes el trigo esa fuerza de la semilla está como dormida, pero cuando la germinas te fijas en la vitalidad del brote. Lo que hace el wheatgrass es alcalinizar tu cuerpo, equilibra el ácido y lo alcalino y el wheatgrass alcaliniza tu cuerpo de una manera impresionante: te limpia la sangre; promueve la producción de glóbulos rojos; estimula el metabolismo; es excelente para la tiroides. Básicamente lo que hace es equilibrar los balances de tu cuerpo en tan sólo un shot de 30 ml. Lo puedes tomar en la mañana con unas gotitas de limón y adquieres un montón de clorofila que tu cuerpo necesita para la desintoxicación.

 

 


TE RECOMENDAMOS