Close Up :: Sonidos de mi tierra – Mateo Kingman y Mina

Ellos ya se conocían de antes. Nosotros sólo quisimos saber como había sido esta nueva colaboración para esta bebida que lleva el nombre de un cantón del Azuay. ¿Pucará o Pukará? El fin de esta entrevista fue conocer un poco mejor lo que sería una colaboración para estos compositores y autores ecuatorianos, en la cual, el tema central de la iniciativa fue la búsqueda de nuestras raíces. Un Close up hecho en las oficinas y a nuestro estilo.

  • Fotografía Sebastián Cadena
  • Entrevista Agustín Molina

¿Muchachos cómo fue el contacto con esta marca y su inicio con la iniciativa?

M. K: Nos llamaron a inicios de este año, más o menos por marzo. Nos invitaron al proyecto que intentaba promocionar la bebida Pukará, pero en realidad ellos querían tener una propuesta distinta: su idea era juntar a varios artistas y hacer algo que no tenga que ver con publicidad necesariamente, sino más bien con las preocupaciones artísticas que cada uno de estos personajes pueda tener. Ahí nos contaron que íbamos a trabajar con el Sebastián Cordero, con Apitatán y con Diego Gutiérrez que es el chef. En la parte musical estábamos nosotros dos y como productor del tema querían que esté Ivis Flies. Te cuento que a mi me pareció interesante el tema porque nos daban total libertad de hacer la canción que queríamos, además que la temática tenía que ver con algo con lo que yo —personalmente— ya había explorado, que era el tema de la naturaleza. Otra cosa que me cautivó del proyecto fue el equipo de trabajo que podíamos formar y también que la empresa privada se quiera involucrar con el mundo artístico; desea involucrarse con las industrias culturales y eso venía haciendo falta en el Ecuador. Yo siempre trabajé desvinculado de marcas y hasta del sector público, pero aún así pienso que esa “independencia” puede dejar de existir cuando quieres subsistir y ves que la industria musical tiene un piso para desarrollarse, ahí tienen que involucrarse los dos lados. Como artistas —al momento de trabajar con la empresa privada— debemos pensar en la manera más honesta posible, porque la gente puede asociar eso con algo negativo, pero si tienes alguna manera de encontrar un vinculo con ellos y que sea equilibrado, que no te impongan sus reglas y que vos también puedas tener voz, entonces ahí todo es otra cosa.

MI: Bueno, yo por mi lado puedo decirte que mi proyecto es muy joven, tiene recién un año y medio de nacido. Pero en este periodo hemos dado todo y hemos invertido todo nuestro tiempo. Con Ivis Flies, el productor de mi EP y con Mateo lo armamos y así salió a la luz. Esta oportunidad de trabajar con esta marca , lo cual no hemos hecho nunca, y ya como te dijo Mateo, lo atractivo de esta propuesta fue la posibilidad de lanzar ideas y de lanzar nuestra propia lírica y de hacer nuestra propia música; claro que hubieron lineamientos que seguir pero muy pequeños y se sintió sobre todo como un equipo trabajar con personas tan talentosas. Como te recalco, mi proyecto es muy joven y tener la oportunidad de trabajar con Mateo, Ivis, Sebastián Cordero, Apitatán y Diego, personas de un largo recorrido, para mi fue como absorber demasiada información, obtener aprendizaje de las diferentes ramas: cine, música, gastronomía, arte visual. Yo la verdad estoy muy contenta por el proyecto que se armó porque nos sentimos orgullosos de las colaboraciones que surgieron, con Pukará surgió eso; es una serie de documentales muy bien logrados y sobre todo tienen un trasfondo que a mi me enorgullece mostrar.

Mateo habló sobre la industria musical y el rol de la empresa privada, parte de eso es la publicidad, ahora las marcas vuelcan su atención a los referentes culturales como exponentes de una propuesta que lleva todo un concepto, ¿ustedes se dieron cuenta de eso?

M.K: Claro y es interesante que se den esas manifestaciones de las dos partes. Porque yo veo como las bandas crecen y mueren, no porque no quieras hacer música sino porque no les alcanza el billete para vivir de eso, entonces yo si me cuestiono, además uno tiene que medir muy bien hasta donde va eso. Hay que tener mucho cuidado de que es lo que acepta y las condiciones en las que vas a trabajar. Creo que las ideas no están valoradas del todo y que las ideas en realidad son lo más valioso, lo que más debe costar. Justo hablaba de eso con una amiga: nos dimos cuenta que todos estamos trabajando con Pukará, porque nos dieron chance de mostrar nuestras ideas y esa es la clave de la cosa.

MI: Más bien en su totalidad. Si nosotros nos regresamos a como propusimos el tema de primera mano, hubieron cambios muy mínimos. Sobre todo no había una complacencia de: “si está lindo”. No, ellos buscaban eso, buscaban la creatividad. No nos pidieron cambios, el tema que lo hicimos en el estudio se mantuvo. La idea de la empresa privada de sacar a flote los talentos es muy buena, en nuestro caso trataron con mucho respeto nuestro trabajo y eso cambia absolutamente todo.

¿Hablando de los documentales, ya están subidos todos?

M.K: Me parece que está sólo uno, que es el nuestro y ahora viene el del chef, David Gutierrez y después de ese viene el de Apitatán; cada uno tiene su contenido específico diferenciado por la disciplina del personaje. Parece una cosa distinta pero el fondo de la intención es la misma: manifestar con arte la fortaleza de la tierra.

Claro y tiene este juego de los sentidos y sus disciplinas artísticas. El chef se acompaña del gusto, el artista visual que encanta por la vista y ustedes con la música ponen esa intervención acústica. Eso es interesante de la campaña, fueron selectivos con la gente que escogieron e inteligentes con lo que intentaron mostrar.

M.K: ¡Bastante!

MI: Es que nos insertaron en los escenarios, imagínate, nos hicieron viajar por diferentes lugares del país y captábamos en vivo los sonidos que acompañan a cada lugar. Poder escribir una letra basándote en esta relación es algo nuevo, al ser protagonista directo de ese imaginario.

¿Y la cacería de sonidos, cómo fue, por dónde no más los llevó?

M.K: Fuimos al Cajas, ahí fue donde sacamos la mayoría de los sonidos porque el Cajas es un lugar que tiene una variedad de sonidos distintos: gotas cayendo, viento, riachuelos, palos, piedras. Después vinimos a Cuenca y ahí Mina grabó sonidos de la ciudad como en el mercado, en el centro. Después fuimos a Tigua y al Quilotoa, en esos lugares también hicimos registro de sonidos. Ya en el estudio los procesamos y eso es lo que escuchas justo en la canción.

¿Hablamos de un gran registro?

M.K: Si, se graban bastantes sonidos para estos temas. Se graban la mayor cantidad posible y después se eligen los mejores, igual hay que hacerles un tratamiento para que sean audibles.

¿Cómo puedo referirme a ustedes?, no creo que “Djs” sea el término adecuado.

M.K: Yo no tanto, yo en realidad prefiero verme como un compositor, y no es por desmeritar a los Djs porque muchos de ellos son una bestia, sino que a veces todo se va uniendo. El hacer canciones, tiene mucho que ver en como se componen en la actualidad y como los Djs lo hacen; yo escribo una letra o tengo una rola en mi guitarra pero llego al estudio y empezamos con un bit, entonces se mezclan los procesos. Ya en vivo tampoco me considero Dj, tampoco considero que mi música sea música electrónica, pero debo admitir que hay inmersos elementos de la música electrónica.

MI: No, yo tampoco. Más bien yo soy músico perfomance, me encanta el escenario y no estoy detrás de ninguna máquina en él, me encanta interactuar con el público y me gusta adueñarme del escenario.

Es raro eso de intentar definirnos, que la gente nos reconozca por lo que vamos haciendo y que ellos intenten poner títulos que nos encasillan, existe la sensación que no da para nada más, ¿no les pasa eso?

MI: Sucede que a mi, en mi música, si te pones a escuchar es una mezcla entre hip hop, electrónica, bits tribales… son algunas cosas que en realidad, si uno intenta encasillar o delimitar no funcionan, porque puede que en otro tema se amplíe un poco más el espectro y las cosas puedan evolucionar para otros caminos.

Según ustedes, ¿qué es lo que nos hace diversos y qué es lo que nos vuele únicos?

M.K: Está medio complicada esa pregunta (risas) Mira, yo creo que la diversidad es inevitable, no creo que es una decisión, ni una opción, es una realidad necesaria y tangible en todos los mundos. En la naturaleza, la diversidad es una realidad evidente, así también en los seres humanos, la diversidad se resume en un bagaje generacional, que viene desde tu familia, de tus ancestros y tu cultura. Todo eso genera diversidad, tus experiencias que se diferencian de la mías entonces para mi la diversidad sería este encuentro inevitable.

Además que son términos muy cercanos…

M.K: ¡Claro! Si ya respondí sobre la diversidad también esta respondido lo que significa ser único. Al ser diverso eres único también. En la Amazonia tantos seres en convivencia y en armonía, cada uno de ellos, se vuelve único porque están interrelacionados y porque cada uno tiene sus diferentes características. Entonces la característica de lo único también es inevitable, y por eso, también es esencial.

MI: Para mi eres único cuando aceptas las imperfecciones o aceptas que no eres un molde impuesto por el status quo. Ahora en esta época globalizada y tecnificada hay tanta información intentando corromper quien eres en realidad: “qué debes comer”, “qué debes hacer”, “cómo debes hablar”. Después todos pensarán que si no los sigues eres “diferente” o “raro” o “único” solamente porque estás intentando desencajar y poniendo oposición de lo que ya existe. Ahí es cuando, yo pienso, deberíamos hacer un análisis interno. En mi proyecto es lo que hago, darme contra mi misma, porque si no eres todo lo que te dijeron que eras, ni con todo lo que te formaste, tratar de volver a nuestra esencia es tratar de encontrar la razón por la que estamos en este mundo. Romper el molde de lo que me han impuesto y de lo que creo creer, para mi esa pelea interna es muy fuerte. En mis temas no puedo hablar de nadie más que no sea yo, porque intento entenderme antes de intentar entender al resto. Para mi nacemos únicos, nadie piensa ni es igual a alguien más y eso ya se vuelve parte de la diversidad también al existir una bastedad inimaginable de culturas y países, pero el proceso que tenemos en el crecimiento es lo que nos vuelve a encasillar. Para mi es una crítica de lo que intento ser y de lo que intento escapar.

Eso es nuestra especie, muchas veces lucha por sentirse único e individual, por sentirse parte de la diferencia de todo el grupo y cuando alcanza esta meta, lo que viene después es un poco este sentimiento de soledad y exclusión. Pasa que al mismo tiempo al ser humano le gusta identificarse con algo, sentirse parte de… Somos una especie contradictoriamente llena de conflictos.

MI: Yo pienso que se trata de etapas sabes, estar inmersos en la globalización ya te hace un terrícola, no tanto refiriéndonos a un país como tal, pero ya te hace parte de la ecuación.

M.K: Igual debes responder a algo, por ejemplo, los Taromenane que son el último pueblo no contactado del Ecuador, es raro preguntarse como percibirán ellos la unicidad o como percibirán ellos la relación con el mundo, ¿se sentirán distintos? ¿se sentirán únicos?

Sería preguntar como se sienten ellos frente al mundo, porque siempre el discurso es contrario; siempre se sabe más de cómo se siente el mundo frente a ellos.

M.K: Ahí esta el chiste de no ser contactado (risas) Justo ayer hablábamos de eso. Yo tengo un amigo que quiere hacer un documental de los Taromenane y yo le decía: “Loco como vas a hacer un documental de algo que se desconoce, no tienes certezas, ni información de absolutamente nada. Lo único que sabes es que no me conoces”. A mi me parece loquísimo. Puedes conocer a mi familia, puedes conocer a los que me rodean, pero no necesariamente a mi como tal.

¿Cómo se juntan a trabajar ustedes dos, cuál es el método de composición?

M.K: Como habíamos trabajado en el EP de Mina, de una manera que era entre los tres — o sea con el Ivis— hacíamos una pista —a veces sólo el Ivis o a veces el Ivis y yo— después nos juntábamos con la Mina a hacer las letras y buscar de lo que ella quería hablar. La cosa para esto fue muy parecida. Ivis y yo nos juntamos a probar algunos sintetizadores, ponerle detalles al track junto con los sonidos que logramos recolectar , algunos bits y otros complementos. Cuando tuvimos el track listo nos juntamos los tres y empezamos a buscar letras que se pudieran acercar a este idea de la fortaleza de la tierra.

MI: Nos demoramos una noche en sacar la letra.

M.K: Vamos juntando los trozos de lo que más nos gusta y así hacemos la letra. Grabamos y así se elije lo que mejor queda.

¿Y armar la canción con todo el trabajo de campo y la mezcla y producción, les tomó cuanto tiempo en total?

M.K: Una semana.

Por último, ¿en qué momento o situación creen que se encuentran lo citadino con lo forastero?

M.K: Puede ser a través de una exposición de cualquiera de los dos mundos inmersos entre sí, si es que tu ves, hay encuentros negativos de lo urbano con lo rural. Hay una connotación negativa; como por ejemplo, que los quichuas de Sarayacu ahora sólo escuchen reguetón. Pero para mí, como una connotación negativa, no te hablo por el género, sino de que siempre lo urbano está ligado a lo occidental, eso llega a pisar todo lo que no es igual, entonces llega el regueton a Sarayacu y se come vivos los pensamientos de los jóvenes y no es al revés. Nunca es al revés. Nunca la lo rural se va a comer vivo a lo urbano. Lo urbano nos llega en alimentos, en el café que ahora mismo estoy tomando. Pienso que es injusta la relación que se da, nunca es de igual a igual.

MI: Yo no puedo pasar de la parte de la superficialidad de esos dos mundos. Para mi, si tu eres parte de una ONG, entiendes de las campañas que hablan del medio ambiente, puedes ver realmente lo que sucede. Todo se ha resumido a un turismo muy superficial. Si tu quieres entrar a conocer el mundo rural de verdad, debes meterte y crear un acercamiento real, no sólo conocerlo desde una experiencia.

En el siguiente link pueden conocer el minidocumental, así como también, el tema compuesto: https://www.youtube.com/watch?v=RyOc31ffQPg

 


TE RECOMENDAMOS