GALLERY HOUSE

come in

ENRIQUECIMIENTO ESTÉTICO DEL AMBIENTE Y USO DE RECURSOS Y ENERGÍA NATURALES. ARTE, CIENCIA Y EL CALOR DEL HOGAR CONFLUYEN EN EL MISMO ESPACIO.


Un proyecto arquitectónico que explora una tendencia naciente: la “casa galería”. Combina una galería de arte, semi-pública, y una residencia para dos coleccionistas: una pareja de científicos -uno de ellos matemático- que ha decidido reivindicarse con el mundo del arte. Recogen exclusivamente obras de mujeres, artistas contemporáneas, y se sienten responsables de compartir y promover su colección. Puro cargo de consciencia.

En la casa, tanto la extensa colección como los visitantes, circulan desde la galería hasta el espacio doméstico. Cada zona ofrece un entorno diferente para experimentar el trabajo, gracias a la iluminación natural pensada por la firma Loisos + Ubbelohde. La galería acoge exposiciones curadas de la colección privada de los dueños del lugar, y las de colecciones de amigos o artistas de la ciudad. Es el ambiente perfecto para tomar algo y conversar en confianza con las artistas y el curador.

A medida en que nos adentramos, el espacio para exposiciones se amplía y transforma al dirigirnos hacia los próximos dos pisos y hacia el jardín de esculturas en el ático. Incluso los espacios más privados de la casa, como la cocina o el baño, se incluyeron en el circuito de la exposición. Estamos frente a uno de los bordes de South Park, uno de los pocos espacios públicos verdes en San Francisco. Esta condición urbana distintiva definió la búsqueda de un lenguaje arquitectónico abstracto que explore la relación figura – naturaleza.

La fachada de la casa está compuesta por una estructura ortogonal, un marco que se suaviza para emular la morfología orgánica de South Park. Esta “rejilla” de
la fachada comenzó como una lectura errónea, pero estratégica, de ciertas excepciones permisivas dentro del Código de Planeamiento de San Francisco.

El Código tiene la intención implícita de alentar el uso de cierto tipo de ventanas victorianas, que el grupo de arquitectos de OPA no estaban dispuestos a utilizar. Así que seleccionaron una forma base -de entre todas las variantes permitidas- sobre la cual proyectaron puntos con una densidad variable. Finalmente, estos puntos se tradujeron en una malla triangular, usando un algoritmo asociado con formas del paisaje. La fachada aprovecha la evasión a la Dirección de Planificación local a través de un cumplimiento excesivamente compulsivo, que con su pureza matemática genera un patrón “muy inconsistente”. Tenemos pendiente averiguar si uno de los científicos tuvo que ver con esto.

El envoltorio de la casa responde al clima templado pero variado de San Francisco: tiene la capacidad de refugiarnos de la niebla fría, para luego abrirse a una conexión completa con el sol y la brisa. Los suelos radiantes calientan el interior mientras que las grandes paredes operables conectan las habitaciones con el parque y los árboles, en el sureste, y la ciudad como visión, al noroeste. Un techo verde, con plantas resistentes a la sequía, está perforado con tragaluces que llevan luz a las habitaciones interiores más profundas y también aportan con mucha calidez.

El tejado cubre el espacio y las obras de arte con luz uniforme. En la galería, el vidrio del espacio del sur se acopla con una claraboya del norte y proporcionan luz a través de los ciclos del día y del año. La casa y la galería rastrean los ciclos climáticos para depender lo menos posible de combustibles y energía lumínica obtenidos fuera del sitio.

Esta reivindicación artística aprovecha todo el ingenio e imaginación de sus arquitectos (también el de sus dueños). Si vienes de visita, encontrarás que la Casa Galería de San Francisco es el espacio perfecto para conocer artistas, curiosos o viajeros, y charlar con ellos sobre tus impresiones.

 


TE RECOMENDAMOS