In the Rock

guarida emergente

En el pueblo de Magred, Italia, en la vía del vino del sur de la región de Tyrol, a las faldas montañosas de Mendel, se ubica la estación de bomberos "In the Rock", construida en el 2010 por la firma Bermestierwolf Architects.


La política económica del pueblo ha evitado que se construyan proyectos de gran tamaño como zonas comerciales o resorts de turismo y más bien han potenciado intervenciones pequeñas de alta calidad que se integren al contexto de raíces medievales y renacentistas, cuyas características se pueden apreciar fácilmente en las bóvedas y portales que son muy comunes en el área.

Debido al uso de suelo principalmente agrícola en la región, se ha tratado de evitar nuevas intervenciones en este tipo de terreno, por lo que se optó por construir dentro de la montaña lo que resultó ser económicamente más beneficioso, y que además, tiene una iniciativa sustentable importante para evitar la expansión de la ciudad hacia el espacio natural cuando es mucho más consciente utilizar sitios ya construidos o sitios de bajo coste ambiental, como se ha hecho en este caso.

Proyecto.
El proyecto se desarrolla a través de tres túneles de 10m de ancho y 6.5m de alto, que se cavaron con el nuevo método austríaco de excavación de túneles llamado NÖT, los cuales están interconectados por túneles laterales de menor dimensión.

Pero el hecho de que la estación se desarrolle dentro de la montaña no es algo que le haga invisible hacia el exterior, al contrario tiene una fachada imponente, constituida por una placa de concreto reforzado que enmarca la entrada de los tres túneles al mismo tiempo que se acopla a la pendiente y curvas de la montaña. Esta es la característica arquitectónica del exterior de la estación que la hace visible desde lo lejos y que actúa como barrera de protección de la pendiente.

En la superficie de la placa de concreto reforzado se utilizó un tratamiento especial de polvo de carbón de Haya, especialmente producido por un taller de restauración para darle una textura aterciopelada y de tono de madera quemada que le permite mimetizarse de mejor manera con el entorno montañoso.

Dos de los túneles encaran el exterior a través de puertas de vidrio enmarcadas por estructuras de acero, detrás de las cuales se ubican las salas de los vehículos. El tercer túnel contiene las oficinas que salen de la montaña hacia el exterior que atraviesan la placa mediante un cubo de vidrio de dos pisos, en el que en planta baja se encuentra el centro de comando y sobre él una sala de conferencias.

Al prolongar dicho cubo se aprovecha la luz natural para iluminar los espacios interiores, al mismo tiempo que se les dota de una vista panorámica hacia el paisaje vinícola de la región. En el interior de los túneles la intención fue dejar el protagonismo a la montaña, por ello no se utilizó un recubrimiento como cielo raso, sino solo una capa de mortero aislante para conservar la textura propia de la roca. Las estructuras secundarias fueron construidas utilizando madera, acero y vidrio, con detalles y acabados muy precisos para consolidar la imagen de una intervención de muy alta calidad.

spacio-in-the-rock-04

Como elementos representativos para no perder la idea de estación de bomberos— se dejaron de color rojo a los camerinos y cuartos de máquinas. En el aspecto energético se aprovechó la energía geotérmica de la montaña para la ambientación de los túneles; el cubo de oficinas y cuartos de personal fueron aislados térmicamente y calefactados convencionalmente.

Las características de este proyecto hacen que sea una intervención de calidad y un ejemplo en los aspectos de conservación de recursos, uso de suelo, energía y relación con el paisaje, características que todo proyecto arquitectónico en la actualidad debe considerar de manera muy especial para contribuir al alivio de la crisis medioambiental.


TE RECOMENDAMOS