José Bernabé

deja fluir

“TODOS TENEMOS ESA ATRACCIÓN INTRÍNSECA POR EL COLOR. LO TENEMOS INCRUSTADO EN NUESTRO ADN”. CON SUS EXPERIMENTOS EN LETTERING, JOSÉ INDAGA EN SUS POSIBILIDADES CON AGUDEZA E IRREVERENCIA.


Pero si está jugando. Es decir, mire sus dibujos: lejos de abstenerse a decir lo que nos tenga que decir, ha hecho de cada palabra una tubería; ha reunido los pigmentos más chillones que se ha encontrado y los ha soltado dentro a que hagan de las suyas. Y, como si no fuese suficiente, los ha combinado en gradientes imposibles, les ha otorgado fluorescencias sintéticas, les ha obligado a transitar, como si se tratase de fluidos líquidos, a lo largo de las volteretas del lenguaje. ¿A qué quiere aludir con frases viscosas y voluminosas?

“Encuentro en el lettering una forma de expresión muy potente”, nos dice José Bernabé. “Puedo jugar con tipografía e ilustración y a la vez entregar un mensaje explícito”. Desde hace un par de años que ese ha sido el énfasis de su producción. Mientras tanto, ya ha trabajado para JWT Amsterdam y ha participado en proyectos de BMW, Philips y Citröen. También se ha mudado, desde Murcia a Ámsterdam, y ahora pasa sus días trabajando en diseño y publicidad; compartiendo con su familia; y explorando, a cada tanto, los límites de la luz y la textura, a través del trazo a mano y con ayuda del Photoshop. Sus composiciones impresionaron al mismo Adobe, que retrató su trabajo para demostrar las capacidades de su suite virtual.

clever

zoom-bernabe_emotional
zoom-bernabe_grrl

zoom-bernabe_think2wice

¿De dónde salen sus explosivos garabatos? Bernabé nos dice que sus influencias están en todos lados: desde Dalí, Magretti y Marc Chagalli hasta las viñetas de historietas de la niñez. “No encuentro dificultad en mantenerme inspirado”, dice. “Está el internet, la TV, las publicaciones de ciencia; los objetos, las novelas, los viajes y las películas. Nuestro tiempo es limitado, así que tenemos que tomar decisiones y escoger el pro yecto o producto en el que realmente queremos involucrarnos”. Por nuestra parte, tampoco hemos encontra do otra ocupación más urgente que seguir jugando, y por tanto, hemos optado por volver a hipnotizarnos con sus enredos policromáticos.


TE RECOMENDAMOS