MONSIEUR PLANT

la revancha

CHRISTOPHE GUINET VACIÓ SUS MACS VIEJAS, LAS LLENÓ DE MANGUERAS Y REGADERAS Y LAS RECONSTITUYÓ CÓMO TERRARIOS. ¿POR QUÉ LO HIZO?


A a B, B a C, abastece al algoritmo, salta de hilera, digita, calcula, produce, procesa, compila, compara, resume, regresa. El vértigo alfanumérico, el regurgitar de la máquina, la metralla infatigable de datos, cifras, noticias, resueltas con pericia, vertidas con urgencia, rara vez hay incidencia, una y otra vez, tradúcelo al francés, verifícalo, sintetízalo, cuantifícalo, una y otra vez. ¡Menudo menjunje binario! Pero ahora el ventilador está ronroneando, el pantallazo quedó congelado, los colegas alborotados, la rama despedaza al monitor. ¡Las plantas se están tomando su revancha! La máquina se desplaza sin humaredas, el suelo se llena de tierra y nos envuelve un silencio primaveral.

Nos juntamos alrededor del siniestro. Las raíces llegan de la mesa hasta el piso. “De maceta no quedó fea”. “¿Cómo la habrán regado?” “Bueno, llamemos a comprar otra”. “¿Tan rápido? ¡Acabamos de presenciar un incidente!” “¿Será que vienen con mensaje?” “¿Será que quiere que se callen?” “Yo no creo que estén diciendo nada. Mírenlas. Son solo plantas”. Las miramos. “Ahora que lo dices, el estado vegetal no parece tan mal: no hay necesidad de pensar, sentir, recordar”. “¡Limitarse a estar vivos da para una vida entera!” “¿Qué clase de reflexión es esa?” “No sé si esto signifique nada: la compu estaba bien vieja”. “Qué pena que no hayamos filmado. Ahora volvamos a trabajar”.

 

¿Está preparada su organización para responder un atentado de sublevación vegetal? ¿En qué tecnologías debe invertir para protegerse de un ataque? ¿Vienen por nosotros, o solo quieren nuestras máquinas? “Es fácil perder la noción de la realidad frente a la pantalla”, nos dice Monsieur Plant, que asegura que no se ha escabullido en ninguna oficina y que su única intención era cuestionar nuestras prioridades. No creemos que en Apple hayan quedado del todo contentos con su labor. Pero él dice que no quiere señalar a la tecnología como la enemiga: él solo quiere recordarnos que la naturaleza siempre va a perseverar sobre nuestros resplandecientes herramientas. “Piensa natural, desconéctate”, nos dice varias veces. Nosotros minimizamos la ventana y a seguir con lo nuestro.


TE RECOMENDAMOS