Roger Ycaza

a mitad de camino

Ingresamos en los reinos ficticios de este ilustrador ambateño y nos convertimos en niños de nuevo.


Y aparte de todos los sitios que ya conoces, las estancias salvajes por las que te ha llevado tu imaginación. Nadie ha puesto pie en estas naciones ficticias, pero no me vas a decir que no estuviste adentro. Ni te diste cuenta: sucedió mientras atendías el relato contundente; cuando fantaseabas sobre la vida de los otros; viste un cuadro poderoso y te extraviaste en su microcosmos. La “realidad” se desintegra y el entorno es otro. Todo se mueve solo y ya paseas por otro rumbo.

Vemos las ilustraciones de Roger Ycaza y nos sucede de inmediato. Durante los últimos quince años ha construído estas travesías, pero para niños -quienes no necesitan más que una imagen para crear un reino completo. Mientras mayor la inocencia, mayor la inmersión, pero por lo mismo, aumentan las responsabilidades. “Ellos son muy inteligentes, y detestan que les trates como chiquitos. Muchos de mis libros son para niños, pero si los ves tú, te enganchan igual. Algunos son más oscuros, otros más bonachones, más caricaturescos, más minimales. Vas y vienes todo el tiempo.”

No hay moralejas fáciles en las historias con las que se involucra: sus tramas son sencillas, pero también son capaces de sumergirnos a nosotros. “Al principio fui suavizando mi trazo para conectar más, pero luego me di cuenta que esa no tiene por qué ser una preocupación. Trato de manejar un lenguaje universal”, nos dice Roger. Por lo mismo, sus ilustraciones han cautivado la atención no solo en nuestro país, sino en todo Latinoamérica. Y al mismo tiempo, vemos las texturas de sus ilustraciones y nos acordamos de las distorsiones de su guitarra: hay que tomar en cuenta que Roger fue también miembro de Mamá Vudú (una de las grandes bandas del rock ecuatoriano durante el cambio de siglo) y de Mundos (que era más folk). Así, nos habla de cómo lo influyó el arte secuencial de Moebius, Fernando de Felipe y Juanjo Guarnido, pero también nombra a las estridencias de Sonic Youth.

Puede ver más de su trabajo en su blog, pero nosotros recomendamos sus libros. Son como para quedarse un buen rato.


TE RECOMENDAMOS