The Ocean House

el mar como elemento arquitectónico

Si Anfitre quisiera un hogar en tierra, seguro elegiría esta casa. Cuando los dueños y el arquitecto están sintonizados, se logran resultados magníficos.


En una ubicación privilegiada con fabulosas vistas al océano, el arquitecto Jim Olson de la firma estadounidense Olson Kundig Architects construyó esta casa que resalta por su belleza y diseño, que a la vez se funde en el paisaje y está en armonía con él… no interferir con la belleza de Hawaii no es poco.

Los materiales utilizados en su construcción fueron claves para lograr este resultado: hormigón, cobre, madera de teca y piedra caliza; de otro modo como dijo el arquitecto “la sal del mar se habría comido la casa”. Además de ser duraderos y resistentes, estos materiales, en estado natural, dan una calidez y modernidad únicas a los espacios y a la apariencia externa de la casa.

Escuchar las prioridades
Los dueños de la casa son amantes del sureste asiático, eternos viajeros poseedores de una gran colección de piezas y esculturas de esta región, que querían se incluya en la casa. Es por esto que Olson viajó a esta parte del mundo para aprender e inspirarse en su arquitectura y cultura, y así poder construir la casa de los sueños –sin olvidar las necesidades– de sus clientes.

El resultado es un hermoso y pequeño conjunto de tres pabellones de estilo balinés unidos por pasillos, y una piscina-espejo que fluye entre ellos da privacidad y armonía a cada área.

Cada pabellón está construído sobre cimientos de hormigón cubierto con piedra de lava volcánica que fusiona a la construcción con el agresivo y tropical paisaje.

Todo está en los detalles…
En el ala central de la casa, donde se encuentra la parte social y la cocina, el techo está cubierto por plafones de madera de teca enchapada colocados a dos alturas, de esta forma se pudo hacer ventanas altas o triforio dejando que la luz entre desde otros ángulos.

Grandes ventanales y puertas deslizantes se usaron para aprovechar mejor los espacios y la vista única del lugar, de esta forma, el paisaje, las plantas –cuidadosamente seleccionadas– y la luz se introducen en el interior de la casa para suavizar los tonos profundos de los elementos utilizados.

Dejar los elementos de un cierto modo “crudos” y al desnudo fue una de las estrategias para poder apreciar mejor las increíbles esculturas y arte asiático. Otra de las estrategias fue añadir luz artificial de una manera dramática para que de esta forma resalten y den la impresión de estar flotando en los corredores y otros espacios en donde se encuentran.

Los espejos de agua que están alrededor y entre toda la construcción, culminan en una magnífica piscina infinita que se funde con el Océano Pacífico y es el toque final de esta vivienda que transmite paz, buenas energías y parece construida como un templo del mar.

spacio-ocean-house-08


TE RECOMENDAMOS