Turismo :: Salineras de Maras, Cúsco

No te pierdas, la aventura y el camino pueden ser sinuosos. Después de la caminata extensa una atracción que media entre la naturaleza y el hombre se abre a nuestros ojos: Maras y sus salineras


Perú es un país que goza de mucha diversidad en sus atractivos: tiene mar, tiene sierra y tiene selva. Aunque si pensamos directamente en qué es lo que nos llama de Perú, siempre vamos a pensar en el Cusco. Pero seamos precisos, no nos interesa del todo hablar del mismo sitio al que han ido durante décadas los turistas. Cusco es más, Cusco es también Maras.

Poblado ubicados a 48 km al noroeste de la ciudad de Cusco, a 12 km de Urubamba y sobre los 3028 msnm. Fundada por los españoles en 1556, Maras es un atractivo para el viajero curioso y aventurero. Paisajes espléndidos que acompañan el camino. Ya llegamos, esas son las Salinas de Maras: terrazas de agua salada que brota desde el centro de la montaña, agua tibia que cuando se seca podemos ver como la sal queda en nuestras manos.

El nombre de la salina en quechua es Kachi Raqay y está compuesto por unas cinco mil pozas de unos 5 metros cuadrados cada uno, el agua se filtra en las pozas y se evapora por acción del sol, haciendo que broten los cristales de sal gruesa. La vista del conjunto de pozas es alucinante. Los pobladores muestran a los visitantes sus técnicas ancestrales y permiten que intervengan en la recolección, así como en las fiestas y rituales andinos.

El paraje es ideal para los amantes de la fotografía, es un espectáculo de la naturaleza y de la invención del hombre. Lugar para la práctica del trekking y un sueño para los amantes de los paseos en bicicleta.

¡A quitarse el bikini y ponerse los zapatos de montaña, que la cuesta dice que aún falta camino por recorrer!


TE RECOMENDAMOS