kultura urbana


¿Viajar desde google chrome está already out? Saltar a un avión o cruzar fronteras desde la ventana de un micro is back. Por ahora mi tarjeta está bloqueada, así que esto es lo que hay.


…ciego como estoy, avanzo a tientas por estas palabras. Siempre puedo tropezar, pero a la cultura se la vive más rico con las letras apagadas


La veía desde niño, cada tarde en canal cuatro. Vestía ropa fluorescente, estrambótica; una moda que antecedió a los fruits de Japón, los ravers, los desquiciados del love parade o el electric zoo…


La vuelta a los ochenta es muchos días y muchos mundos. Pero dejemos a los historiadores aficionados y a los fanáticos anacrónicos bucear en ese mar de datos en busca de música, películas, moda y sucesos.


En esta columna me desquito presentando a algunos de más relucientes líderes mundiales y locales: villanos para algunos, pero suficientemente interesantes como para ser reinterpretados por artistas soñadores una, otra y otra vez.


El mar significa –en palabras de mi editora– atracción, profundidad, asombro, temor. Para mí –y estos cuatro seleccionados– hay una sola idea que llega con el run run de las olas: diversión.


No se porqué, pero el concepto de “andrógino” siempre lo he sentido distante. Especies de otro continente, otro planeta, de zonas geográficas más sofisticadas… o más decadentes. Aprovecho esta columna para probarme lo contrario.


Hoy presento espacios helados, ciudades lejanas, genios vivientes y un sobreviviente para reflexionar sobre vida, tiempo y distancia. Sería mejor, claro, con un buen raspado de menta y rosa en la mano.


Pueblerino. Eso es lo que siempre he pensado de la gente que padece el vicio de la verborrea sobre fantasmas y aparecidos. Sin excepción, todos han visto o sentido algo…