mundo-cult


La primera enseñanza que tuvo Enio en su vida fue que la vocación original de los hombres es la jardinería. Veía a su padre y a su madre cuidando las flores, regándolas al detalle, nutriéndolas con palabras y melodías cariñosas, que no tardó en enloquecer de celos.