Diego Brambilla

frontera final



El artista italiano juega en la frontera entre realidad y ficción y al mismo tiempo explora la sensación de soledad con sus poderosas fotografías.


Tus pasos son temerosos: no estás seguro de lo que puedes encontrar. Un planeta totalmente nuevo se alza enfrente tuyo y es difícil comprender su magnitud. De una cosa estás seguro, y es que eres el primero que pisa este lugar -eso puede ser peligroso para tu mente. Tratas de concentrarte y disfrutas del paisaje: grandes rocas se alzan a tu lado junto con interminables desiertos de hielo. A veces piensas que es tu hogar; se te hace tan parecido a alguna parte de tu amada Tierra. My First Dream es el proyecto del cineasta y sociólogo italiano Diego Brambilla y nos transporta a rincones donde nuestra imaginación solamente podría soñar visitar.

La serie de fotografías fue producida en varios países como Italia, Inglaterra y Suiza, con el objetivo de buscar lugares que se asemejen a paisajes extraterrestres; otras en cambio fueron llevadas a cabo en estudio. En cuanto al traje de astronauta que observamos, fue armado con piezas de los 60s adquiridas en Ebay. Brambilla cuenta que las historias de este “explorador espacial” se muestran incompletas; así, quien las mire podrá completar los espacios en blanco como le parezca.


El nombre de esta serie de fotografías My First Dream proviene del cómo podemos imaginar encontrarnos en un lugar fuera de nuestro planeta. Las imágenes y escenas que creamos vienen de cosas que hemos visto en películas, cómics, libros e infinidad de material digerido a lo largo de nuestras vidas. Seguramente cuando las mires en la siguiente página, podrías tener esa sensación de “yo he estado allí”, pero realmente todo es como un sueño, una mezcla de recuerdos.

Lo que vemos luce como un escenario posible y no necesariamente algo realista; esa ambigüedad es un mensaje clave en su trabajo. Así nos lo explica el artista: “estoy fascinado por la no correspondencia entre la realidad y lo que se ha construido como ‘verdad’ por la cultura contemporánea; cuando la narrativa se desconecta de la realidad y se convierte en una nueva historia”. Estamos tan programados que el día de hoy es muy difícil diferenciar entre ficción y realidad.

De esa forma podemos descubrir mundos nuevos dentro de estos paisajes ficticios. No importa si nos dejamos llevar por nuestra mente; lo que encontramos aquí son exquisitas representaciones de esa vida solitaria en un lugar desconocido. Brambilla captura a la perfección ese sentimiento, el abandono y la soledad de un astronauta fuera de su planeta y aún así lo hace de manera tan bella y real que no nos importa haber sido engañados.


TE RECOMENDAMOS