GARDENS BY THE BAY



Bien dicen que ̈viajar es cambiarle la ropa al alma ̈, ya que cada lugar que conocemos es un libro abierto que nos enriquece de una forma maravillosa. Uno de los países que más me ha impactado es Singapur. Una ciudad-estado de 64 islas al Sudeste asiático, rica económicamente (uno de los Cuatro Tigres Asiáticos) y poseedor de un gran tesoro natural gracias a sus abundantes lluvias.

No olvidaré el verdor de este país. Sobre todo, recuerdo claramente los Jardines de la Bahía (Gardens by the Bay) donde la diversidad de plantas tropicales, traídas de diferentes partes del mundo, nos habla de la fragilidad de los seres humanos frente a la grandiosa naturaleza. Su gran domo (diseñado por WilkinsonEyre) es el invernadero más grande del mundo, y acoge especies de todo el planeta. Afuera, los Súper Árboles son jardines verti- cales con hojas en forma de pájaros, espadas, corazones y lágrimas, en toda la gama de verdes. Hay coloridas orquídeas por doquier.

Esta belleza natural solo puede ser posible con gente que respete y proteja el medio ambiente. Guardo en mi memoria y en mi corazón los recuerdos más maravillosos de este pequeño país que nos enseña la disciplina, la tenacidad y el respeto hacia la naturaleza.


TE RECOMENDAMOS

  • Sui Géneris, Pappo, Manal, La Máquina de Hacer Pájaros, Pescado Rabioso: cada cierto tiempo, una nueva incursión al delirio, y…

  • La Primera Dama de Nicaragua decidió decorar las calles de la capital y las repletó de gigantes árboles de hierro.…

  • El verdor inagotable del paisaje se transforma en panorama psicodélico, la evolución se acelera exponencialmente y las dicotiledóneas se toman…