::: LOUIS VUITTON :::



LOUIS VUITTON

Nos encontramos justo en el corazón de París, en los cimientos del Palacio Real, que sigue siendo parte del museo más visitado del mundo. En este lugar, donde la historia es palpable, Louis Vuitton ha encontrado su propio significado especial: viajar entre el pasado y el presente siempre uniéndonos en uno solo. La colección Primavera-Verano 2018 se trata de anacronismos, de un diálogo entre guardarropas que trasciende el tiempo.

¿Será posible despertar a las prendas de épocas pasadas e infundirles el espíritu del presente? Durante una visita al Museo Metropolitano de Nueva York, Nicolas Ghesquière se vio inspirado por la noción de un estilo perenne, mientras observaba piezas de ropa pertenecientes a la aristocracia francesa del siglo XVIII.

Así, el refinamiento del vestido de ceremonia – con abundantes brocados, finos bordados y exceso de delicadeza de la ropa de la época – se mezcla con la dinámica – y al mismo tiempo casual – modernidad de las prendas de hoy en día. Un elaborado abrigo de cola puede cubrir armoniosamente unos pantalones ajustados y un vestido melancólico puede tener vuelo y caer de manera hermosa hasta unos zapatos deportivos fuera de este mundo.

En este delicado estilo, la Casa brinca a través del tiempo y se adapta a las diferentes épocas.

 


TE RECOMENDAMOS

  • Helen Downie y su punto de encuentro entre sus recuerdos personales y los diseños de Alessandro Michele.

  • CAMPAÑA DE BOLSOS 2018  Una mujer y su bolso. O mejor dicho sus bolsos. Es una historia atemporal de moda…

  • la cultura artesanal de Valentino para mirar hacia nuevas rutas, hicieron que esta colección sea dedicada e inspirada netamente en…