BG Cine :: 91 años de la academia y su escasa relación con las directoras

A partir de las nominaciones en los últimos premios de la Academia, saltó a la vista de muchos y hubo bastante indignación por la inexistencia de mujeres nominadas para la categoría de Mejor Director. En toda la historia de dichos premios solo cinco mujeres han estado nominadas para esta categoría, siendo una sola la única que se ha llevado a su casa una estatuilla dorada.

  • por: Baltasara Campos

A pesar de que los premios Óscar pueden ser los premios más importantes del séptimo arte, éstos solo simbolizan la opinión de los miembros de la Academia de las Artes y Ciencias, que dejan de lado a miles de películas que se producen todos los años al rededor del mundo. Aunque el número de mujeres directoras siga siendo muy bajo comparado al de directores; todos los días una mujer cineasta juega un rol demasiado importante al llevar el cargo que ella desea dentro de la industria cinematográfica. El número de directoras independientes ha crecido relativamente rápido en Latinoamérica y el mundo, sin embargo las redes de difusión siguen siendo un factor limitante para que  todos las lleguemos a conocer.

Pese a las críticas y a la indignación en la 91ª entrega de los Premios Óscar, sí hubo mujeres nominadas y mujeres ganadoras. Es cierto que no existían nominaciones de mujeres para la categoría de Mejor Director, pero las pudimos encontrar junto con sus respectivos premios como: Mejor Documental, Mejor Corto Documental, Mejor Cortometraje Animado; presenciamos además a la primera mujer afroamericana en ganar una estatuilla a Mejor Diseño de Producción para Black Panther, y entre otras nominaciones y premios compartidos pudimos ver a Lady Gaga ganar a Mejor Canción Original.

A continuación en este conteo para BG cine, las últimas tres mujeres que estuvieron nominadas a Mejor Director con sus respectivos trabajos.

Lost In Translation – Sofia Coppola

(2004)

La desesperanza al sentir soledad en la sobrepoblada Tokio, hace que los protagonistas de la película formen una tierna y melancólica amistad que tiene fecha de expiración. Ellos son dos norteamericanos perdidos en una ciudad llena de luces y enormes edificios que los transforma en seres minúsculos, destinados a hacerse compañía en el insomnio. Lost In Translation es la segunda película escrita y dirigida por Sofía Coppola que la llevó a ser nominada como Mejor Directora, pero solo le otorgó una estatuilla por mejor Guión Original.

Hija del aclamado director Francis Ford Coppola, Sofia escribe y dirige sus películas de forma versátil y genuina. Mediante el lenguaje que propone con la cinematografía, crea un ambiente para que los sentidos y las emociones se vuelvan reales y tangibles cuando relata situaciones cotidianas.

The Hurt Locker – Kathryn Bigelow

(2009)

No se puede hablar de ninguna guerra de manera fría y objetiva porque siempre existen víctimas. Según los ojos de Kathryn Bigelow, The Hurt Locker rememora los golpes y revela los miedos de los soldados norteamericanos en la guerra de Iraq. “La guerra es una droga” y en esta cruda película, entre bombas y tomas poéticas, conocemos la adicción a la adrenalina al borde de la muerte. Bigelow es la primera y única mujer que ha ganado el Óscar a Mejor Directora, curiosamente dirigiendo esta cinta bélica protagonizada enteramente por hombres.

La película fue producida con un presupuesto muy bajo y fue filmada en el desierto de Jordania. A pesar de ser apolítica y con intenciones de hablar únicamente del heroísmo de los soldados que desactivan bombas, Bigelow fue criticada duramente por mostrar “un solo punto de vista”. Aún así, revolucionó la historia del cine por ser la primera mujer con este galardón.

 Lady Bird – Greta Gerwig

(2017)

Retratar historias de la cotidianidad en la vida de las personas lleva años siendo una tendencia en el cine, ya que más allá de contar una historia particular, se concentra en mostrar escenarios con los cuales el espectador se puede sentir identificado. Lady Bird narra una etapa en la vida de una adolescente de un suburbio estadounidense, en el cual vive su día a día: tomar decisiones impulsivas; el primer encuentro sexual; las peleas familiares y el sentirse incómodo con los propios orígenes, son solo lugares comunes por los que muchos pasamos al crecer y que en esta cinta se ven retratados. La cinta entretiene al espectador por la singularidad y las ansias del estrellato en la personalidad protagonista. Siendo la ópera prima de Greta Gerwig, fue nominada para dos premios Óscar, pero no ganó ninguno. Sin embargo, se llevó el reconocimiento en otras premiaciones.

Greta Gerwig también es escritora y actriz principalmente de películas de Cine de Autor. Lo que ella pretende hacer en su arte, es transmitir su lenguaje en primera persona con su reconocida sensibilidad.

 


TE RECOMENDAMOS