Neoma :: Close up

La música en el Ecuador tiene protagonistas que fluctúan entre generaciones. Esta banda orgullosamente cuencana tiene muy claro lo que quiere para su carrera y lo que seguirán produciendo se llevará la atención de todos

  • entrevista agustín molina
  • fotografía sebastián cadena

¿Se puede ser más íntimo que invitar a tus amigos a casa, pedirles que se saquen los zapatos y que se sienten en tu sofá de cuero de vaca auténtico? Podrá sonar pretenciosos pero así fue. Este Close Up empezó por ser un vídeo, pero por usos de tiempo (mal uso debo decir) pasamos esta entrevista que le hicimos a Neoma, a un medio escrito. Sin embargo, no deja de ser divertida la forma en la que nos acercamos a la intimidad de la banda. Primero hay que saber que Neoma se llama Carla o Karla y que después la confianza nos llevó a diferentes rincones de la propuesta y las ideas de los muchachos flotaron a la superficie. Aquí en BG, Neoma.

Para evitar la ambiguación y la confusión en esta entrevista, están:

Neoma como “N”

Danny Pauta como “D.P”

David Sánchez como “D.S”

Sebastían Rodas como “S.R”

¿Neoma entonces, cómo surgió el nombre?

N: Neoma viene del griego “Luna nueva” porque yo me siento una persona muy cíclica y por eso me gustó ese nombre porque tenía muchas facetas y esta faceta musical mía era algo nuevo, algo que surgía.

Cuéntame, ¿te encontraron o te descubriste?

N: Creo que me encontraron. Yo estaba en un momento en el que me había alejado de la música, de cantar, de componer hasta que Danny Pauta fue quien me encontró prácticamente y me dijo “Hey quiero escuchar algo tuyo”. Yo se lo envié y así fue como comenzó todo.

¿Danny quieres contarnos de eso también, desde tu perspectiva?

D. P: Yo tenía una pista de música que era hecha para alguien más y esa persona me quedó mal, así que el destino hizo lo suyo y se lo mande a ella y le dije. “ Se está desperdiciando, es perfecto para un mujer”.

Empezaron ustedes dos por lo visto, ¿cómo se fueron integrando el resto de la banda?

D.P Queríamos hacer un dúo por lo mismo que nuestro proyecto es medio “indie bajo presupuesto” y viajar en dúo, no tener baterista, no tener el mismo ritmo, resultaba interesante y era como un desafío. Por los festivales nos vimos en la necesidad de formar una banda, no pega mucho tocar en festivales sin un baterista y bajista.

O sea fuimos dejando el sueño del músico viajero para formar un banda solida con apoyo en la escena local. Ahora, les pregunto a los cuatro, en relación un poco con lo que hablamos antes, qué piensan del típico: hay mucho talento pero poco apoyo.

D.P: Desde mi punto de vista estamos en una era de oro musical, el indie se está volviendo mainstream, estamos haciendo todo lo posible para que a todo el mundo le guste y hay artistas y talento como ella que la gente se enorgullece en ver, dicen: “Yo quisiera que esta sea la cara de nuestro país”. Hay apoyo pero ahora necesitamos de una industria.

S.R: Yo pienso igual. A comparación de antes, ahora hay mucho más apoyo y más oportunidades porque así como hay miles de bandas, hay miles de festivales que dan cabida a las propuestas. Entonces por ese lado si pienso que hay más apoyo que antes, pero no siempre es suficiente, uno no espera apoyo y reconocimiento de las entidades para volverse internacional, sino uno decide manejarlo por si sólo, porque no siempre se puede confiar en ellos.

Hablando de la industria musical, nuestra generación puede gozar de mejores —pero no por eso suficientes— oportunidades de lucrar del arte. Desde los noventas la música en Ecuador fue dirigiéndose a la parte de la industria, ¿qué piensan ustedes de la industria musical en nuestro país?

D.S: Yo pienso que la música ha sido industrializada desde que existe, simplemente hay géneros que de acuerdo a la época se acoplan más a la industria del momento, porque es más bien lo que atrae lo que genera una industria. Más bien ahora yo creo que la gente se está volviendo —como dice el Danny—mainstream; entonces está cambiando la sociedad y está enfocándose más en géneros como el indie y eso nos beneficia bastante a nosotros.

Neoma, tres palabras para describir tu carrera hasta ahora:

  • Novedosa; porque tanto para mi como para el resto de personas esto fue novedoso. A la gente le resultaba curioso que a mi edad yo me ponga a hacer música y que a su vez tenga recepción de un público.
  • Cuarto creciente; por el momento en que nos encontramos ahora y por lo que vamos a seguir proponiendo como banda.
  • Y por como va la cosa: imparable.

Instrumento favorito de los cuatro:

D.S: Supongo que el bajo porque me ha acompañado todo este tiempo.

N: El mío es el chelo por el sonido, no lo sé tocar pero me encantaría aprender a tocarlo.

S.R: Batería, toda la vida.

D.P: El mío también batería.

Clásico o vanguardia, ¿qué prefieren?

Todos: Vanguardia.

¿Problemas de sonido: casi, siempre o nunca?

D.P: Nunca, eso no debería existir.

N: Nunca es nuestra culpa (risas) siempre es algo de afuera.

Una canción para un road trip y a dónde

N: Y no sé, capaz para ir a la playa pusiera algo chill como Nockah (risas).

D.S: Quizá esto me hace acuerdo a un viaje con mis amigos a Loja e íbamos escuchando Luca Bocci cuando recién lo cachaba.

D.P: El Sebas escucharía toda la discografía de Arctic Monkeys.

Neoma, si pudieras ponerle un tatuaje al Danny, ¿en qué parte del cuerpo sería y qué cosa?

N: ¿Puedo decir uno lindo y uno feo? (risas)

Y bueno…

Yo creo que le haría una mariposa en la espalda baja porque es full dramático, o mejor un “NEOMA” gigante con neón.

Tú David, ¿al Sebas que tatuaje le harías?

Le tatuaría el osito de la avena polaca en el pecho (risas).

Danny; dime tus predicciones culturales, económicas, ambientales, políticas para el mundo, el Ecuador y para Cuenca.

D.P: A ver, creo que todo va a empeorar un poco pero tengo fe en el arte, pienso que va a lograr trascender en todo. Pero en general creo que vamos para un camino de perdición (risas).

 ¿Ídolos o maestros?

D.P: Mmmmm… George Harrison.

Neoma, un lugar soñado donde tocar.

N: Australia.

¿Tienes un talento oculto?

N: Bailar folklore.

Un sonido que te emocione y otro que no soportes

N: Un sonido que me emocione —como te dije antes— el chelo, lo amo. Y uno que no soporte, que son varios como: las ambulancias, los ladridos de los perros y los bebes llorando.


TE RECOMENDAMOS