Océano Abierto

"cuando era niño, te pintaba la acuarela", rafael alberti



La obra que presentamos reflexiona sobre amor, pasión, belleza y desesperación, es un regalo para nuestros ojos, por momentos una catarsis de melancolía.


Cuando recorro las playas me maravillo al ver cuántas baratijas, peines, peinillitas, tapas, tapones, cartuchos, secadores, platos, tenedores, enchufes de plástico son hoy sus habitantes más feroces, más que las piedras, vidrios y conchas que se pulen hasta convertirse en arena. Aquella arena. Esa arena, que mezclada con burbujas enormes y terror, me arrastró hace unos meses haciéndome pen sar que iba a perder la vida. La ola de Hokusai parecía engullirme, mil burbujas trepaban en hormigueo por mi piel, viéndome desde la altura: “chau pescado”, poseída por las criaturas marinas que tanto he amado desde niña y que nadan de lado a lado en dulces danzas peligrosamente acuáticas. Alfonsina y el mar. No, el océano no es la piscina. La piscina es un intento bello y desperfeccionado de traerlo dentro de casa. Así lo entendieron los habitantes de esas playas siempre frías de San Francisco y de ese mar sobrecogedor y helado de Ocean Beach, Sutro Baths, que siempre pensé eran unos baños chinos, como los de la película “El Baño” del realizador Zhan Yang, y resultaron ser concebidos por el alcalde señor Adolph Sutro para regocijo valiente de la población.

sala-concepto_fish-gourmet-en-plato-desechable

“plascticofagia: fishgourmet”.
pablo gamboa (ecuador), 2010. 40 x40cms,
www.pablogamboasantos.blogspot.com ::

El Océano Pacífico es muy diferente del Océano Atlántico. Una diferencia abismal nos sorprende, tan “pacíficos” nosotros, cuando se ve el sol ponerse por oriente y salir por el occidente. Al revés precisamente la Riviera Adriática y Costa Esmeralda: tan azules y tan chic como el Mar del Plata, donde uno se ahoga en una lágrima, siempre han sido extranjeras para mí, el mar siempre ha estado lejos de mi casa. El mar, cantos de sirenas, sirenas hermosas, de colas enormes, sirenas horrorosas de dientes de vampiro. Piratas, el capitán Jack Sparrow, mi amor platónico y sus enemigos de cabezas de pulpo y calamar; el monstruo negro de Loch Ness: cuánta poesía, y cuánta desazón profunda nos evoca. Para verlo, una casa a su lado, una vida en sus brisas, un atardecer en sus brazos. El mar. La Pleamar. El océano nos encanta, nos gustan sus vientos huracanados y sus aires siempre calientes en los trópicos. Tristes trópicos, míseros trópicos, islas de paz, delicias exóticas, mares lúbricos y olas tibias.

sala-concepto_Nadador2paulabarragan

“nadador”
paula barragán (ecuador), 2006
tinta china sobre papel, 3 x3 mts,
www.paulabarragan.com ::

Los artistas que he escogido para esta SALA, han visto en su obra lo que implica ser de océano, estar de océano, gustar de él y han captado, el ser dentro de sus olas como en el caso de Ana Teresa Fernández, donde la politización de ese mar, el mar del Golfo de México, que ha sido separado por la gran muralla de la vergüenza, y que se hace presente en su performance “Reach”; sea de fuera en la mirada de un pájaro como en la obra de Gonzalo Vargas fotógrafo quiteño, que mira su inmensidad, desde arriba: Paraíso, o tal vez en la fantasiosa y per turbadora concepción de Jason Cantoro, ilustrador canadiense, de una mujer con cabeza de pulpo que sale de entre los machos que la miran aturdidos; o ya en el delicioso nadar de la artista Paula Barragán a bordo del vientre de un pez enorme, lo que el mare nostrum significa. Aquel no sé qué surreal que ha llevado a Diana Valarezo a poner junta a una jirafa hecha niña con un caballito de mar. El mar poético del film de Fabiano Kueva nos hace llorar recordando algo que de repente nunca vivimos, pero si recorremos sus playas en busca de tesoros; como lo hace Pablo Gamboa, tal vez nos encontremos más plástico que en Almacenes Picca. El Océano nos ha dado los mejores temas de ciencia ficción y nos sigue ofreciendo la inspiración maravillosa de ese gran recife de coral cercano a Australia ¿Cómo no imaginar que allende el océano hay monstruos impensables y sirenas de colas fastuosas si antes no lo conocíamos, ni pretendíamos saber antes de que todo haya sucedido?

sala-concepto_A
sala-concepto_B
sala-concepto_C

“paraíso”
gonzalo vargas (ecuador),
fotografía, 2011, 109 x 36.58cm
www.pixelmono.com ::
sala-concepto_CaballitoNinaJirafaValarezo

“caballito y niña jirafa”
diana valarezo (ecuador / bélgica), 2012,
aguafuerte sobre papel, 50 x 75 cm.
www.dianavalarezo.com ::
sala-concepto_octopuss-woman-(charms)

“octopus woman” (charms)
jason cantoro (canadá), 2009.
serigrafía acrílica en papel de algodón. 56×76 cm.
jasoncantoro.com :: jasoncantoro@gmail.com ::
sala-concepto_ana-fernandez

“reach” (performance documentation)
ana teresa fernández (méxico, eeuu), 2010,
oil on canvas 57”x53”.
www.anateresafernandez.com ::
sala-concepto_SEC3-ESC3-EXT-DIA-STILL-5

“sec3 esc 3 ext dia”
fabiano kueva, 2012,
fotografía fija del film,
dimensiones variables,
www.politicadecables.blogspot.com ::

TE RECOMENDAMOS