Paul Fusco

comedia desde el espacio exterior

Mucha gente piensa que su nombre es Alf, pero es su sobrenombre: las siglas significan "Alien Life Form". Su nombre real es Gordon Shumway y su creador Paul Fusco. El Alf de Paul Fusco aparece por primera vez en la televisión en 1986, y a pesar de haber tenido solo cuatro temporadas, el show todavía se transmite.

  • nacionalidad: estadounidense
  • profesión: productor
  • por: diego coello
  • fotos: cortesía alf, una segunda oportunidad

Es extremadamente sarcástico. Cuando estaba en el colegio fue el capitán del equipo de Bouilabaseball. Durante un tiempo fue dueño de una tienda de autos deportivos Phlegm. Le gusta cocinar pero todo le sale terrible. ¿Les suena familiar? ¿No? Nació en Melmac, un planeta de cielo verde que está a 185 trillones de kilómetros del Supercúmulo Hidra-Centauro. Antes de que se desate un desastre nuclear dejó su planeta, viajó muchísimo, cuando pasaba cerca de la Tierra vertiginoso se precipitó en el garaje de los Tanner. Tiene un apetito voraz y su platillo favorito son los gatos.

Probablemente todos hayamos visto por lo menos una vez al alienígena peludo que llegó a la casa de los Tanner para martirizarlos con sus costumbres extraterrestres. Alf fue uno de los gigantes de la televisión durante la década de los ochentas. Los ochentas estuvieron plagados de buenas series. Alf es de esas series que se recuerdan con nostalgia. Nos invitan a dar un paseo por esos momentos en los que, con emoción nos sentábamos frente al televisor. Esos momentos donde las series eran un espectáculo esperado, hoy no son ninguna novedad. Paul Fusco, su creador, es un hombre al que le sobran talentos. Además de ser la cabeza intelectual y creativa del show, fue director, escritor, titiritero y la voz del mismo Alf.

Alf se trata de diferencias culturales. Siempre el proceso adaptativo de un migrante es difícil, y siempre esa colisión con los locales ocasiona conflicto. La diferencia entre un migrante común y Alf es que a él, nunca le interesó adaptarse. Alf quería que la Tierra se adapte a él. Esta premisa simple pero brillante le dió a Paul Fusco la oportunidad de hacernos reír por 102 episodios. El exitosísimo show de Alf se retrasmitió desde Eslovaquia hasta Chile. ¿Y dónde esta Alf ahora? Pues ha decidió viajar por la Argentina (país en donde su show tuvo un éxito tremendo), conocer a su gente, comer su comida, disfrutar de la vida porteña. Al parecer el extraterrestre peludo se ha adaptado muy bien al país, “los argentinos me tratan excelente”. A continuación les ofrecemos una entrevista con Paul Fusco, el hombre que le dio vida al desatinado y queridísimo Alf, y las fotos del gracioso proyecto de los argentinos: Guido Ferro, Francisco Facal, Manuel Ansede y Bernardo Schnitzler de “Alf una segunda oportunidad”, un colectivo artístico en Facebook.

alf-05

¿Cuándo supiste que querías trabajar en televisión?
Lo supe desde muy joven, en la escuela, tuve suerte, asistí a una escuela donde teníamos un estudio de televisión. Ahí empecé a experimentar con cámaras de video. Fue increíble describir que podía capturar imágenes y verlas inmediatamente. Desde ese momento supe que lo que quería para mi vida era la TV.

¿En qué trabajaste antes de crear a Alf?
A los 20 años trabaje de comediante. También trabaje en un crucero haciendo un show de magia. Hice algunos especiales de tevé con títeres para HBO y Showtime, trabaje en los Muppets y para Disney.

¿Cómo nace ALF?
Trabajaba en un especial de títeres para Showtime, era un especial de Halloween. Ahí teníamos un taller de títeres, ahí nace Alf. De inicio el títere de Alf me pareció muy especial por lo que no lo use y decidí guardármelo. Lo llevaba en una bolsa a todas partes. En ocasiones lo sacaba en fiestas y molestaba a la gente con él. En una fiesta conocí a una agente y Alf le pareció muy gracioso. Entonces fui a NBC. Entré a la reunión con la bolsa de basura que tenía a Alf en su interior. Ahí hablamos del show. No hubo ninguna risa, pensé que nos rechazarían, entonces el agente me codeó y me dijo -“saca lo que tienes dentro de la bolsa”. Saqué a Alf, ellos esperaba escuchar algo muy gracioso, Alf no dijo nada, miró a su alrededor, se hurgó la nariz y se limpió en la chaqueta de mi compañero. Lo ejecutivos ser rieron a carcajadas y se aprobó hacer el episodio piloto.

¿Siempre tuviste una pasión por los títeres?
No, de niño me apasionaba mucho la magia y la ventriloquia. A los 10 años daba presentaciones en fiestas de cumpleaños. Todavía practico magia. Es un hobby, en ocasiones lo hago para mi familia y amigos.

¿Alguna vez alguien te ha escuchado hablar y ha reconocido que tu voz es la de Alf?
Tengo una historia interesante para esto. Fui a un carnaval en New England hace algunos años. En el festival había un museo de cera temporal. Dentro de este museo había una estatua de Alf. Hablé con el dueño y le dije que yo podía hacer una imitación del Alf buenísima. Él me dijo que si lo hacía bien me dejaría entrar a mirar las estatuas gratis. Hice mi mejor voz de Alf y el hombre respondió -“eso no suena para nada como Alf”. Tuve que pagar 20 dólares para entrar a ver una estatua de mi Alf.

alf-02
Sé que en Alf trabajabas con tu esposa. ¿Cómo fue la experiencia?
Trabajamos muy bien juntos, aunque es un poco difícil laborar con la persona que amas. Estás en el trabajo todo el día y después en casa. A veces es mejor separar las cosas.

¿Cómo te sentiste cuando terminó el Show?
Fue una mezcla de emociones, por una lado fue triste terminarlo, tanto tiempo y amor que había entregado al show, por otro lado fue un alivio. Trabajaba muchísimo. Cuéntanos algún momento que recuerdes con emoción de la época en que hacías a Alf Hubieron muchos, en una ocasión fuimos invitados a hacer una presentación en la Casa Blanca para el presidente Reagan y Nancy Reagan. Pero los momentos más lindos eran cuando recibía cartas de niños. En algunas ocasiones recibí cartas de niños enfermos en hospitales, me pedían conocer a Alf. Organizamos llamadas o video conferencias para que los niños puedan conocerlo. Ahí fue cuando me di cuenta lo que había creado y el impacto que tenía.

alf-01

TE RECOMENDAMOS