Reinvention 2018

Guayaquil-Ecuador


Dos días de conferencias y un total de 11 expositores, esta vez Reinvention volvió a ser uno de los congresos de ideas más importantes del país. El teatro Sánchez Aguilar es la casa de Reivention 2018, a él asistieron varios referentes nacionales del marketing y de la publicidad para congregar el hermoso arte de reinventarse en base a los conocimientos que brindan las diferentes charlas.

En esta ocasión, después de atravesar en diversas caminatas todo el teatro Sanchez Aguliar, pudimos entrevistar a los expositores más influyentes en las conferencias, pero sin la aclaración previa de que absolutamente todos eran eminencias en su campo de trabajo. También pudimos hablar con Andrea Serrano, editora en jefe y directora de Insights Media, en ella, logramos captar la experiencia de todo el maravilloso equipo de trabajo. Aquí encontrarás unas cortas, pero precisas preguntas con los protagonistas de Reivention.

La luces apagadas y una entrada digna de un rockstar, gracias al presentador Juan Señor los diferentes expositores van llegando a las tablas del escenario. Nosotros desde el palco de prensa ponemos atención a cada uno de ellos y alistamos nuestras preguntas para las entrevistas.

Cristina Quiñones (Perú)

¿Cuál es tu mayor inconveniente a la hora de trabajar con la gente?

Bueno, siempre depende de la gente, pero creo que entender los mundos personales es algo muy trabajoso porque a veces nos toca entender sus trabas y frenos. A mi me ha tocado trabajar con gerentes que son muy innovadores, hay otros que tienen más dudas y otros que innovan, pero no creen en la innovación y la hacen porque les dicen que deben hacerla, pero no necesariamente porque tienen pasión o entrega. Si podemos entender el freno de la persona, podemos entender su mentalidad y a partir de eso podemos diseñar un plan que en verdad no se basa tanto en cambiar un proceso, sino cambiar una mente, y eso, ya se vuelve más complicado.

¿Qué significa la reinvención en tu día a día?

Para mi significa no quedarme en la misma zona y desafiarme constantemente. En mi caso en particular, esta es la séptima vez que vengo a Ecuador, entonces sí pensé muy bien en brindar algo distinto en esta visita. Mi primer libro se llama “Desnudando a la Mente” y es un libro que tiene que ver con la street data y la información cultural, así que decidí poner ese punto de vista que es más social y cultural sobre la mesa. Quiero invitar a la gente a que analicen el proceso de cambio y me gusta pensar que las conferencias son una invitación para ello.

Washington Olivetto (Brasil)

¿Tu primera vez en Ecuador?

Si, es uno de los pocos lugares donde no he dado conferencias, me está gustando mucho. Estoy aquí desde hace dos días, ayer fuimos a comer unos cangrejos buenísimos. Conversé mucho con Andrea Serrano y me ha parecido fenomenal la organización del evento, su estructura, el publico se porto muy adorable. Todo muy bien.

Washington, viendo la serie de comerciales que presentaste en tu intervención me quedó la duda: ¿cómo logras contar la historia perfecta para el producto que se intenta vender o publicitar?

Es una sumatoria de mucha información sobre el producto y sobre el público al que ese producto se destina, eso mezclado con un ejercicio de muchas ideas creativas y una capacidad de juicio muy intuitiva. Muchas veces, si quieres hacer una cosa emocional tienes que ser más intuitivo que racional y el camino de mi trabajo siempre fue muy emocional.

Te has salido de los comerciales para hacer otras actividades relacionadas al arte, ¿verdad?

Pienso que históricamente yo trabajo mejor con el humor que con la tristeza. Con música también, yo he hecho muchas cosas con música, soy exactamente el publicista en el mundo que más comerciales tiene hechos con música. En esta presentación no pude presentar todo lo que quise pero he trabajado mucho con esa herramienta.

Javier Mariscal (España)

Javier, cuéntanos de algo que quedó fuera de tu charla en el Reivention.

Estoy con un proyecto bien largo que no sé si lo llegue a terminar, a veces me asusta porque es muy largo, tiene ya 150 páginas. Es la historia de un personaje en el big-bang, una partícula que está siempre en el momento exacto, durante un momento es hidrógeno y después molécula de agua, después llega a la tierra y ahí va evolucionando hasta ser bacteria y así hasta formar la primera célula eucariota. A partir de esa célula nacen las primeras plantas y los primeros animales, después ella acaba siendo una forma de vida acuática nuevamente. Por alguna razón llega a la playa y le da por alzar el cuello y así se va convirtiendo en un lagarto y así hasta llegar al simio. Un día sucede que estos simios empezaron a descubrir su hábitat y dos hermanos encuentran una selva y una sabana, en eso, los dos simios se dan un beso de despedida y el macho le dice: “Yo me voy para la selva y me haré chimpancé” a lo que la hembra —mucho más lista— responde: “Yo me voy a la sabana y me haré Homo”. Esto relata la historia de nuestros ancestros.

¿Qué es el cómic para ti, Javier?

Es un tipo de narración que está impreso sobre papel, donde es muy importante la doble página y es una herramienta donde puedes ir poniendo tus tiempos. Como dibujante y como lector tu fabricas los tiempos pasando las paginas,—leyendo más rápido o más lento— puedes volver hacia atrás. Es como un cine barato, pero al mismo tiempo, muy conceptual. Tiene mucho dibujo, la cual es una expresión característica del ser humano que nos delata mucho, es bastante humano y nuestro cerebro está diseñado para aprender diferentes lenguajes y el dibujo es uno de estos lenguajes lleno de signos y de símbolos. El cómic lo que hace es que te pone en el papel de exprimidor, debes exprimir todo para ponerlo en un espacio muy pequeño. Es una manera fantástica de contar historias porque siempre vamos a necesitar la narrativa, siempre vamos a necesitar contar cuentos, necesitamos ver en nuestro espejo personal las historias que nos cuentan.

Francisco Samper (Colombia)

Cuéntanos sobre los riesgos y placeres de tu trabajo.

Los grandes riesgos que tiene la publicidad —y cada vez es mayor— es no estar consciente de la potencia que tiene la comunicación. Creo que debemos ser responsables y tener un ética en lo que hacemos, manejamos presupuestos muy grandes que le apuestan fortunas inmensas a lo que estamos haciendo. Ahí nadie se puede equivocar, te lo pongo así: a un arquitecto se le cae una casa, a un médico se le muere su paciente, y nosotros lo anunciamos por televisión, lo cual es más grave porque el error sería público.

Sabiendo esto, ¿cuál es el resto del comunicador en el 2018?

El resto sigue siendo el mismo, la comunicación es un tema emocional entre seres humanos, a mi a veces me angustia todo esto de la inteligencia artificial, lo digital y lo programático. De alguna forma son nuevos medios que tenemos y también son nuevas herramientas, pero esto no va a remplazar nunca la emoción que sólo sentimos los seres humanos. El otro día me comentaban en una charla que tuvimos, en un congreso muy parecido a Reivention, que pusieron a un robot con inteligencia artificial a hacer una campaña de hamburguesas y debían cruzarle toda la data que tenían, el resultado fue que el robot hizo campaña para la hamburguesa de carne y de pollo, el resultado fue más o menos así: usted es de carne, esta hamburguesa es de carne, venga y cómase. Cuando intentó vender la hamburguesa de pollo dijo: tienes que probar esta hamburguesa que sabe a pájaro.

Realmente creo que no se puede desestimar la importancia de toda la data, ni sobreestimarla y asustarnos, la data es información y si bien es precisa nunca va a lograr remplazar la creatividad. Pienso que detrás de las máquinas siempre debe haber un factor humano. El reto que tenemos nosotros es que, en un mundo donde el bien más escaso es la atención, hay un diluvio constante de información permanente y como publicistas o comunicadores nuestro reto es llamar la atención cuando nadie quiere hacerlo. Tenemos que ser capaces de llamar su atención y cuando lo hacemos, debemos decir o proponer algo relevante.

Andrea Serrano (Ecuador)

Siempre las exceptivas son previas a algún evento y sé que este año hay Reinvention Quito, cuéntame más de eso.

El Reinvention Quito es el 24 y 25 de octubre. Para mi, Reinvention Guayaquil es el sexto año y dentro de todo lo tenemos bajo control, siempre lo hemos hecho en el Sánchez Aguilar, es nuestra casa, sabemos que hay en cada esquina de este lugar. En cambio, estar en un ciudad ajena, montar un congreso para más de 700 personas es un desafío muy importante, estamos con toda esa ansiedad: salir del uno para concentrarnos en otro. Cerramos el próximo viernes con Lux Awards en Quito y también en cuanto a preparación y logística es mucho más demandante que lo que es el congreso, aunque uno no se imaginara, pero la parte del award show amerita mucha logística y coordinación. Estamos ya dando un respiro para volver a estresarnos el lunes y concentrarnos. Vamos a tratar de mantener esa esencia que tenemos, intentar que sea un show, nos gusta bastante transmitir emociones, no solamente con el contenido de las conferencias sino con todo lo que es escenografía y montaje.

Sorprendiste a muchos de los expositores con la logística y la magnitud del evento, más aún si algo así está pasando en Ecuador.

Para mi la impresión que se llevan los conferencistas de Ecuador es lo más importante de todo porque al final ellos son los que hablan de nosotros como profesionales, como país y como industria. Son los que salen del país para recomendarnos, para mi es muy importante que se vayan con la idea de que los ecuatorianos hacemos cosas increíbles.

 


TE RECOMENDAMOS