Spacio Arch :: Cine Dulphi en Berlín

arte, futurismo y lo que las junta: mucho neón

Este cine se inauguró en el 2017, pero no deja de pasar desapercibido para los amantes de la arquitectura modernista y para los cinéfilos más extravagantes.


Odisea en el espacio, Matrix, Blade Runner, Interestelar, Akira… son sólo un sorbo de películas futuristas y de ciencia ficción que se complementan con este espacio de ideal abstracción. El cine Delphi Lux ubicado en Berlín es el templo ideal para películas de esa calaña, aunque claro, mucho depende de los gustos y predilecciones de los asistentes.

Un total de 7 pantallas y un aproximado de 600 espectadores. Mucho dicen de Berlín, mucho sucede en esa ciudad como para comprenderlo, por esa razón, sólo se goza al apreciarlo. Ubicado en una zona de instituciones artísticas y culturales, el diseño del cine sigue el concepto de cada auditorio como si se tratara de una exposición de arte en una gran galería, porque también estamos dentro de ese parámetro cuando sabemos que algo ha sido diseñado para gozar de versatilidad y modernismo. Cada sala se diferencia de la anterior con limites en el diseño y claramente definidos; los diálogos coloridos entre las tonalidades se bifurcan entre salas logrando de esa manera variedad y atractivo.

Las paredes son cubos que salen de su lógica: estructuras con azulejos de madera pintados a mano en varios tonos de rosa. El interior del pasillo tiene evocaciones a un teatro repleto de rojo, con tiras estrechas de iluminación que brindan un efecto de ángulo en los espacios. Pero adentro es donde la película sucede, así que son las salas las que se llevan el crédito.

Una de ellas es negra por completo y junto con las franjas iluminadas forman una llamativa división de las paredes. Su diseño es obra de los arquitectos Ester Bruzkus y Patrick Batek, ellos pensaron en absolutamente todos los detalles y en cuanto a las luces de tira de LED las cubrieron por paneles textiles a medida que ocultan la distribución del sonido y los materiales de amortiguación. Para añadir emoción, los visitantes ingresan a los auditorios a través de cámaras cuadradas de madera contrachapada, evocando la sensación de un set de filmación entre bastidores. Sin duda, una experiencia que va más allá de la pantalla y del mero hecho de sentarse a mirar una película. Aquí, la trama la vamos desarrollando paso a paso, miremos mejor la locación en donde se va a filmar nuestra película, se habla de un astronauta ingresando a un bucle de tiempo, se muestra una nave espacial que aterrizó en un cine, gente que flota, que toma asiento…


TE RECOMENDAMOS