Cine – Villanos

por: javier andrade

Desde que navego por los treinta, más me interesa en el cine lo humano, aquello que me pueda creer, que refleje desde todos los elementos una relación con lo que se vive, una extensión plausible. Estos villanos caminan con el mundo real pero van un paso más allá. Causan miedos que siento racionales, por eso son los mejores.


Sexy Beast

Johnathan Glazery (2000)

Una película de gánster inglés con un argumento muy cliché, lo interesante es cómo está ejecutada y bien dirigida. Un gánster retirado en España con mucho dinero y mal gusto vuelve a Londres para realizar un último trabajo, animado por Don Logán. La narrativa visual es muy particular, muy de video clip, para una historia clásica. El director escoge para el papel del gánster Don Logán a Ray Winston, actor que encarnó Gandhi para un tipo violento que grita mucho, tiene pesadillas y ataques de ansiedad, lleno de perversiones sexuales, una máquina a la que solo le va a parar la muerte, con quien no puedes negociar. Cuando él entra la película cambia el tono y el ritmo, cuando sale… su actuación de villano es tan buena que el film deja de tener interés, un verdadero acto de sabotaje… Imposible no caer en el juego psicológico de “¿cómo? ¡Gandhi… un súper villano!”… extraordinario acierto.



Belle De Jour

Luis Buñuel (1967)

Séverine tiene una suerte de doble vida, una mojigata que se prostituye por el día. Su esposo es doctor, no lo hace por dinero, para explorar su erotismo. Compleja e interesante mirada a la sexualidad femenina en la Francia de inicios del siglo XX. El villano (Michel Piccoli), amigo de ella y de su esposo –siempre se pasa en sus comentarios vulgares– la desea mucho… el cliente ideal. Cerca del final va al burdel donde trabaja y la enfrenta. Pero a él le atraía su bondad, lo inalcanzable y al verla en otro plano, la rechaza… gran escena que manda a la heroína a un terrible torbellino emocional. Piccoli y Buñuel era muy amigos–se llamaban tío y sobrino–, es evidente que el papel está hecho a la medida del actor: un francés desagradable educado e inteligente… villano. Un actor esencial en la historia del cine, que todos deben conocer, ha trabajado mucho con Manuel de Oliveira, y aparece en Fantasma de Libertad.



El Silencio de los Inocentes

Jonathan Dome (1991)

Todos la conocen y no tengo que contarla, la vi en el cine bastante joven de 12 o 13 años, en una situación graciosa: somos de Portoviejo y viajamos a Guayaquil para que mis padres hagan unas compras, me encargaron a mi primo, unos años mayor, quien iba a verse con su novia, fuimos a ver la película con la clara advertencia de sentarme en otro lugar solo… ¡Fueron tan intensos los primeros planos, ese sonido…! Después de Darth Vader solo Hannibal Lecter.. la fuerza de esa película, y sobre todo él (también gracias a Anthony Hopkins). Entendí que estaba en presencia de un personaje brillante y que no era bueno, es la primera vez que… ¡qué fuerte introducción al concepto de villano del cine!… puede sentir esa atracción por un ser inteligente, que se come a las personas, que no es bueno. Siempre vuelvo a verla, bien escrita, el material, la novela el tema que trata, son cosas que podrían hacerse mal pero el director las hace impresionantemente bien.



TE RECOMENDAMOS