POLO RED

De La Vida Real

por: jaime núñez del arco

Esta es mi primera columna política. Siempre negué interés en el tema, pero retrocediendo el tiempo, hubo un momento en el que soñaba con la formalidad de embajadas y consulados. Mi carrera como diplomático quedó limitada a presionar educadamente a clientes morosos, así que en esta columna me desquito presentando a algunos de más relucientes líderes mundiales y locales: villanos para algunos, pero suficientemente interesantes como para ser reinterpretados por artistas soñadores una, otra y otra vez.


George Bush x Buenos Aires Stencil

La visita de G. W. a Mar del Plata para la Cumbre de Las Americas en 2005 fue la gasolina para la convocatoria de la muestra “Malvenido Bush”, donde cientos de artistas presentaron en carteles su repudio al ejecutor del eje del mal. Sin duda, la obra que trascendió el momentum fue Disney War, un potente stencil de Bush luciendo las inequívocas orejas del ratón favorito de los pueblos entregados al sistema de entretención del imperio.

bsasstencil.org



Barack Obama x Shepard Fairey

El primer presidente afro-americano de la historia de los Estados Unidos recibe tratamiento especial de la realeza callejera. Al creador del que es posiblemente uno de los stencils más reconocidos del planeta le bastó una palabra–BELIEVE– y un close up de Obama para un póster que propulsó su propia carrera: de grafitero rebelde a motor de cambio e inspiración global para la juventud que aún mantiene algo de esperanza. La recesión va a terminar, Shepard: solo tienes que creer.

obeygiant.com



Hugo Chávez x Hugo Chávez

Que el fallecido comandante haya ordenado la producción de esta serie de muñecos parlantes de él mismo, describe a leguas su megalomanismo galopante, hoy motivo de anécdotas tan divergentes como deprimentes. Mi hermano tuvo la visión de conseguir una de las hoy agotadas figuras durante sus visitas a Venezuela, aunque debido a nuestro capitalismo extremo, nunca pudimos escuchar el mensaje: sacarlo de la caja echaría a perder todo su valor de mercado.



Jaime Nebot x Anónimo

Rebautizado como Mostacho el facho –un juego de palabras entre el legendario bigote del alcalde y las supuestas políticas represivas del Municipio– el eterno líder Guayaquileño se reproduce en diversas esquinas y recovecos de la ciudad gracias a ocultos activistas locales. Debe ser algo así como un Retrato de Dorian Gray permanente, recorriendo nuevas obras y encontrándose de frente con su imagen.

gkillcity.com



TE RECOMENDAMOS