Escucho Ruidos

por: jaime núñez del arco

Pueblerino. Eso es lo que siempre he pensado de la gente que padece el vicio de la verborrea sobre fantasmas y aparecidos. Sin excepción, todos han visto o sentido algo. Hace un par de décadas, estaba obsesionado con aquellas historias: la mente exacerbada y manipulable de un niño. Hoy aprecio el imaginario oscuro, raro y ciertamente brillante de algunos genios creadores. A lo lejos, escucho ruidos. Son aplausos.


Boards of Canada

Una de las pocas bandas que, mientras menos música sacan, más famosas se hacen. Rodando desde fines de los años 80, BoC le insertó una serie de nuevos elementos a la música electrónica: cánticos de niños, miedosas letanías, referencias a cultos y mensajes ocultos. Todo esto aderezado por algunos de los sonidos de máquina más memorables de las últimas dos décadas. Han dejado saber que en poco editarán nuevo material. Literalmente, la oscuridad al final del túnel.

boardsofcanada.com



Trevor Paglen

Lo descubrí hojeando Cabinet. Obsesionado por las conspiraciones, actividades encubiertas de gobiernos y en general, las diversas actividades extrañas que se suceden fuera del radar del ciudadano común. Sus investigaciones no están ocultas: bienales, museos y libros alrededor del mundo legitiman este fascinante cruce entre antropología, arte y paranoia.

paglen.com



julian house

Elusivo genio detrás del -elusivo- sello musical Ghost Box. Sus pósters –busquen en flickr– para la nueva película de horror añejo: Barberian Sound Studio, me obligan a revisitar al trabajo de este diseñador Inglés. Tétricos collages, extraños colores y en general, un ambiente críptico que te hace pre guntar cómo puede haberse vuelto tan popular. No hay duda: el miedo inspira.

ghostbox.co.uk



pontone

¿Vieron esas películas de terror donde hay un cura y posiblemente un civil – papá, novio– practicándole exorcismo a una retorcida chica? Bueno, acá está el soundtrack para cualquiera.

pontone.pl



TE RECOMENDAMOS