POLO RED

La Vanguardia Ibérica de los 80s

por: juan pablo martínez

Al conversar largo rato con una amiga acerca de músicos andróginos llegamos a la conclusión que aparte de lo que nos dio Bowie y su Ziggy Stardust, los años ochenta eran como la cereza del pastel en lo que a esto se refiere: tantas pelucas, maquillajes, labiales, cocaína, decadencia y...
Esta década supuso una liberación y dentro de su especial estilo nos trajo algunas de las cosas más bizarras de la historia de la música. Después, ahondando un poco más en este tema llegamos a España como cuna de un movimiento especial, gracias a Almodóvar y su estilo kistch, andrógino y trasgresor. En esta edición de rompesilencio les traigo una lista de agrupaciones que representan el top del top de en lo que a mi criterio es la música infaltable del no-género en español.


Alaska y los Pegamoides

Si algo representa los años ochenta de manera perfecta es Alaska. Su maquillaje exagerado y su voz completamente masculina nos transportan directamente a una fiesta llena de glamour, pelos pintados y muchísimo colorete. Para los que no conozcan a Alaska compuso los hits como “A quién le importa” o “Ni tu ni nadie”: electropop de discoteca que hace bailar a multitudes. Eso sí, hay que reconocer que su mejor momento fue junto a los Pegamoides de 1979 a 1982.

Canción Obligada: “Bailando”.



Almodóvar y Macnamara

Banda conformada por Almodóvar y una de sus grandes musas Fabio Miguel en los pecaminosos 80´s, con ella nos llenaron de pop bizarro y a la vez bastante futurista (como muchas cosas de esta década). Podemos verlos en la actuación que realizan en una de las películas de Pedro llamada “Laberinto de pasiones”. Miguel, multifacético artista, nos confundía con su feminidad, muchas veces dudamos si estábamos viendo un hombre o una mujer interpretar canciones extrañas que se quedan dando vueltas en nuestra cabeza.

Canción Obligada: “Voy a ser mamá”.



Parálisis Permanente

Para finalizar una banda de punk que tomaba el estilo del rock inglés y lo mezclaba con esa tan característica decadencia española. Su cantante Eduardo Benavente parecía una chica gótica (¿o chico?) ¿Qué más se podía pedir? Traían un sonido más oscuro a lo que se escuchaba en el rock latino a comienzos de esa década, tenían una identidad propia. Cabe decir que esta banda nació como una agrupación paralela de dos miembros de Alaska y los Pegamoides, todo se fusionaba a la perfección para crear una agrupación absolutamente recomendable para todo fanático del rock en español.

Canción Obligada: “Autosuficiencia”.



TE RECOMENDAMOS