EL HILO MÁGICO & REFORZADO DEL JEAN

  • por: margarita salleras
  • ilustración: alan friend


Carol trabaja día y noche en la metalúrgica de Chicago para mantener a sus dos hijos. Su marido está en el frente, y fue asignado para desembarcar en Normandía el 6 de junio de 1944.

Chivy es una muchacha tímida pero valiente. Hoy encabeza una nueva marcha por los derechos ciudadanos en Cambodia. Mientras avanza, a paso firme, registra todo en su celular para que el mundo sea testigo de su lucha.

Simone pasea por las calles de Copacabana en Río de Janeiro. Mientras visita tiendas de alta costura en busca de un vestido de cocktail, no deja de maravillarse con las melodías de Caetano Veloso, Gilberto Gil que invaden las calles y marcan la nueva música popular brasileña de los 70s.

Hay un hilo mágico que une a todas estas mujeres, tan distintas en cultura, historia y circunstancias. Está entramado en una misma prenda, la unificadora definitiva, que brotó inocente desde los campos de trabajo y se tomó los vestuarios del mundo entero. Sin importar las circunstancias, el clima, la causa política, en la gran mayoría de escenas de nuestros coterráneos habrá un jean de testigo.

Cuando en 1853, en plena fiebre de oro, el alemán Levi Strauss decidió confeccionar un pantalón robusto, duradero y práctico para el trabajo forzado en las minas de San Francisco, nunca se imaginó cuán lejos podría llegar su idea. Por mucho tiempo, la empresa Levi’s ha liderado un mercado de proporciones inimaginables. Pero ya no es la única: pronto surgirían varias marcas importantes y emblemáticas en la reformulación de esta prenda, como Lee (una de las primeras marcas en llegar a Latinoamérica con esta novedosa prenda), Calvin Klein, Wrangler, Ufo, entre otras, quienes partieron de esta típica prenda de trabajo para adaptarla a diversos usos y estéticas.

Este compañero, siempre presente en nuestro vestidor, ha tenido incontables rótulos y calificativos; dejó de lado géneros y estratos sociales para unificarnos a hombres y mujeres al nombre de “genderless” prendas que no presentan ninguna diferencia entre lo masculino y femenino y que se amoldará al corte de cuerpo de cada uno.

Hoy, con más de 160 años en el mercado y lejos de su propósito inicial, el jean ha recorrido una larga trayectoria. Su uso se expandió hasta la multiplicidad: ha sido fuente de inspiración de grandes diseñadores de moda como Vivienne Westwood, quienes reinterpretaron la prenda ya no solo como pantalón sino como también abrigo, sombrero, vestido, falda y hasta calzado.

Trascendió incluso los márgenes de la moda y la indumentaria para vestir incontables galerías de arte y centros culturales de la mano de artistas que supieron plasmarlas en sus obras y redefinir su concepto. Como pinceladas textiles, el denim dejó de ser prenda para sintetizar sus características fascinantes de textura y color.

El hilo mágico del jean continuó su camino hacia la democratización y unificación de otros géneros, en este caso la música. Protagonista indiscutido de los más extravagantes y diversos artistas, el jean dijo presente y plantó bandera en el arte popular desde que los legendarios Beatles dejaran sus trajes rectos y sus botas Chelsea.

En este contexto, la prenda supo adaptarse a las diversas formas y estilos musicales: de extremos anchos al estilo Oxford para vestir a hippies y psicodélicos, chupines para caracterizar al hard rock y el heavy metal o enormes y embolsados al estilo “oversize” para arropar amenazantes raperos. Desde Debbie Harry con su punk rock neoyorquino, pansando por la explosión pop de Madonna, hasta llegar a Rihanna: es cuestión de ver el video de “FourFiveSeconds”, junto a Paul McCartney y Kanye West, y admirar cómo todos están revestidos de jean de pies a cabeza.

Así tenía que estar hecha esta prenda para soportar en su peso tanto valor histórico y social: duradero, noble y flexible. Sin embargo, a pesar de contar con estas cualidades y mantenerse intacto al paso del tiempo, siempre debemos admirarlo y reverenciarlo por su huella inconfundible que, de seguro, seguirá pisando fuerte y dando de que hablar por muchos años más.


TE RECOMENDAMOS

  • La Primera Dama de Nicaragua decidió decorar las calles de la capital y las repletó de gigantes árboles de hierro.…

  • El arte contemporáneo hace suyos los referentes de la historia. Algunos se han vuelto un lugar común; no es el…

  • La primera enseñanza que tuvo Enio en su vida fue que la vocación original de los hombres es la jardinería.…